Hace 100 años: adiós a un hombre del pueblo

Sinesio Flores. Ha muerto tras larga enfermedad este humilde hijo del pueblo, que durante medio siglo prestó servicios al municipio en un puesto que no por modesto dejó de ser de verdadero sacrificio.

Su misión comenzó en 1867, durante la epidemia de cólera que asoló a esta ciudad, encargado por el gobierno de la comuna de transportar al cementerio San Jerónimo los muertos que a diario y en gran número causaba el flagelo, y en circunstancias que todos rehusaban el desempeño de aquella encomienda, a causa del terror que producía. Connaturalizado desde entonces con esa función pública, continuó en ella por varias décadas, conduciendo a los pobres como él a la última morada. Haya paz en la tumba del viejo servidor.