Marcharon para exigir la detención de un joven que apuñaló a su novia

Familiares y amigos de una joven de 18 años, que fue agredida y apuñalada por su pareja, marcharon por la ciudad y se manifestaron frente a la físcalía para exigir la inmediata detención del imputado. La víctima es Magalí Cuenca.
El hecho se dio el pasado 25 de noviembre, a las 5 de la madrugada, en el barrio Galván II de la capital correntina. Según relató la víctima, el hombre la atacó con un cuchillo produciéndole moretones y heridas en todo su cuerpo y rostro.
Luego del ataque, la joven fue  atendida en el Hospital Vidal y varias horas después fue dada de alta. Pese a que la denuncia fue radicada en la Comisaría  de la Mujer, aseguran que el hombre aún sigue prófugo, escondido en el barrio Galván.
Se trata de Alfredo Ezequiel Aguirre de 21 años.
“Mi hija tiene miedo, todos sabemos que este hombre se esconde en el barrio y queremos que se lo detenga”, manifestó Cecilia Segovia la madre de la joven víctima de violencia de género.  
 “Mi hija está con antibióticos, está mejor de las heridas, pero es todo muy doloroso por mí. Vivimos en el mismo barrio que él: lo llevan a una iglesia y dicen que él está loco, hay personas que lo cubren”, comentó.
 Según la mujer, su hija “tiene como siete heridas: una en el pecho, dos en el cuello, en la mano, en el labio -hasta la pera-, en la cara. Evidentemente la quería matar”, enfatizó.  
  “Desde que la trajeron al hospital nadie más dio la cara, la única que nos ayudó fue la tía del muchacho. Tenemos miedo de que venga a hacerle algo, porque estamos todos en el mismo barrio, sentimos que se burla de nosotros porque la Policía no lo puede agarrar”, manifestó.
“Ya le dijimos todo a la Policía, pero lo vimos caminando por el barrio", agregó. Cecilia confirmó que su hija y el acusado “estaban juntos desde hace 3 años, casi convivían. Hubo otros hechos de violencia, pero ella nunca contó, se ve que vivió cosas que no contaba”, expresó.
 “Pedimos que lo encierren porque hay gente que lo está escondiendo, piensan que tiene que estar libre en las fiestas y después se va a entregar, mientras que nosotros tenemos que estar encerrados con mi hija herida. Está hecha la denuncia, pero la Policía no lo busca. La Comisaría Segunda no tiene una orden para entrar y sacarlo de su casa. Su mamá también se esconde, no da la cara”, afirmó.