Fiestas electrónicas: todos los entretelones de una decisión que ya está tomada

 

“Esto ya está decidido. No hay más fiestas electrónicas en Mar del Plata. Yo no seré el intendente que vaya a darle el pésame a un padre por una fiesta de estas”, aseguró convencido el intendente Carlos Arroyo, en la mañana de hoy, antes de recibir a los productores y empresarios que intentaban defender su negocio ya que tienen cerca de 30 mil entradas vendidas, en forma anticipada, para, mayoritariamente, dos fiestas de música electrónica a realizarse a orillas del mar. “No prohibí ni suspendí”, dijo el intendente en la reunión, en una frase que luego reiteró ante la prensa local y nacional, poco después de las 14, que en realidad generó más dudas. Pero el decreto 112 ya estaba firmado y la bronca del jefe comunal iba por otro lado.

El intendente Carlos Arroyo se mostraba inflexible. “Hay un decreto firmado”, insistió.

Es que todo se “desmadró” en la tarde del martes, cuando se filtró la información en momentos en que muchos secretarios aún no habían firmado. Ya en jornadas previas Arroyo había expresado su malestar por las filtraciones periodísticas, lo cual lo ha llevado a dudar hasta de las paredes de su despacho. La filtración de la información le provocó serios dolores de cabeza porque inmediatamente comenzaron las presiones. Ayer a la mañana el intendente ya sabía perfectamente quién fue la funcionaria que pasó la información y quién la recibió. La mujer firmó el decreto y rápidamente se reportó ante sus “mandos naturales”. De ahí a que la noticia titulada “Arroyo suspende las fiestas electrónicas en Mar del Plata” se instalara al tope de los portales y medios locales y nacionales fue cuestión de segundos. “Sólo te puedo asegurar que no fue Vilma la que llamó por teléfono desesperadamente, no a una sino a dos personas para pasarle la data”, reconocía el “histórico funcionario”, visiblemente molesto, ante el periodista.

.

la ciudad, arroyo, fiesta electrónica, radio pasillo

Fuente: LA CAPITAL