Polémica por la no autorización de las fiestas electrónicas en Mar del Plata

12/01/2017 -

"No autorizo fiestas electrónicas, pero no están prohibidas ni suspendidas". Así de categórico fue el intendente de Mar del Plata, Carlos Fernando Arroyo, al responder sobre el futuro que tendrían las siete fiestas electrónicas programadas para esta temporada en "La Perla del Atlántico". La primera de las 17 estaba prevista para este sábado. El fantasma de la Time Warp, la fiesta electrónica que convocó a una multitud en Costa Salguero (Buenos Aires) y terminó en tragedia el año pasado, se agigantó ayer en Mar del Plata, una ciudad donde tradicionalmente se han realizado estos encuentros al aire libre y con reconocidos exponentes del género animándolas desde la arena. Arroyo firmó un decreto donde establece terminantemente que no autorizará la realización de fiestas electrónicas. Al mismo tiempo, en esa norma destaca que solicita a las fuerzas de seguridad y a las secretarías de la municipalidad a su cargo "una vigilancia exhaustiva de las fiestas que se realicen y un asesoramiento adecuado a sus organizadores". Arroyo se ampara "en que la proliferación en los últimos tiempos de las fiestas electrónicas han concluido con fallecimientos provocados por distintas disfunciones originadas en el consumo de drogas de diseño". El fantasma de Time Warp se agigantó más aún con este argumento sostenido por el jefe comunal marplatense.

También remarcó que las habilitaciones en curso en el partido de General Pueyrredón, "cualquiera sea su rubro original, no incluyen la realización de fiestas electrónicas. Al no contar con los medios humanos y técnicos que permitan un control absoluto de los riesgos que se derivan de la vida humana como consecuencia de este tipo de fiestas, es necesario adoptar medidas de prevención".

La decisión que tomó Arroyo fue luego de una reunión que tuvo ayer en su despacho junto a varios funcionarios con empresarios del sector quienes habrían advertido sobre su intención de acudir a la Justicia para invalidar la medida del intendente.

Por su parte, Ariel Gambini, dueño del balneario Mute, donde iba a realizarse este sábado la primera fiesta electrónica, tras su encuentro con Arroyo, en declaraciones al periodismo, destacó que "las fiestas electrónicas no están prohibidas". Minutos después, se dio a conocer el decreto mediante el cual Arroyo no autorizaba este tipo de espectáculos.