Temer se aferra al cargo, Brasil reclama elecciones y la región acusa el impacto

Brasilia, San Pablo. Michel Temer dijo ayer que no renunciará a la presidencia de Brasil, pero su continuidad al frente del Palacio del Planalto quedó seriamente condicionada por un proceso judicial abierto por corrupción, siete nuevos pedidos de juicio político presentados ante un Congreso donde perdió apoyos clave y por crecientes manifestaciones que exigen “elecciones directas ya”. “No renunciaré”, repitió el presidente en un mensaje dirigido al país. Negó haber comprado el silencio de Cunha, preso por corrupción. La base del mandatario se resintió en el Congreso, donde hay siete pedidos de juicio político. Miles de manifestantes exigieron comicios ya. Agencias Télam, DPA, EFE y AP Mundo