Qué dijo la organización que detectó una explosión en la última posición del San Juan

El 15 de noviembre de 2017, dos estaciones hidroacústicas de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO) detectaron una señal inusual en las cercanías de la última posición conocida del submarino argentino desaparecido ARA San Juan.

Las estaciones hidroacústicas HA10 (Isla Ascensión) y HA04 (Crozet) detectaron una señal de un evento impulsivo subacuático que ocurrió a las 13:51 GMT del 15 de noviembre.

La ubicación del evento es la siguiente: Latitud del evento: -46,12 grados; Longitud del evento: -59.69 grados que se encuentra en las proximidades de la última ubicación conocida del ARA San Juan.

Los detalles y los datos se ponen a disposición de las autoridades argentinas para apoyar las operaciones de búsqueda en curso.

El “evento espontáneo submarino” detectado el 15 de noviembre fue breve, inusual y no natural en origen, dijo a Reuters Mario Zampolli, ingeniero hidroacústico de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE)

 “Podría ser consistente con una explosión pero no hay certeza sobre eso”, señaló Zampolli.

“Calculamos además el momento cuando ocurrió el evento en esa ubicación y es unas tres horas y media después del último contacto que habría hecho el submarino, según los reportes de prensa”, precisó el ingeniero.

Zampolli agregó que las estaciones que detectaron la señal están muy distantes una de la otra, en los océanos Atlántico e Índico.

Qué es la CTBTO

Las estaciones hidroacústicas son parte del Sistema de Monitoreo Internacional (IMS) de la CTBTO que monitorea continuamente el mundo en busca de señales de explosiones nucleares.

El sonido submarino de baja frecuencia, que puede producirse mediante una prueba nuclear, se propaga de manera muy eficiente a través del agua.

En consecuencia, estos sonidos submarinos se pueden detectar a grandes distancias, incluso miles de kilómetros, desde su origen.

Esta es la razón por la cual el IMS requiere solo once estaciones hidroacústicas para monitorear efectivamente los océanos del mundo. HA04 en Crozet Island (Francia) fue certificada en junio de 2017 como la final de estas once estaciones.

 

El CTBT es una organización que prohíbe todas las explosiones nucleares, lo que obstaculiza tanto el desarrollo inicial de las armas nucleares como las mejoras significativas.

El Tratado también ayuda a prevenir las emisiones radioactivas nocivas de los ensayos nucleares.

Hasta el momento, el Tratado de prohibición completa de los ensayos nucleares ha sido firmado por 183 Estados y ratificado por 166 (mapa). Sin embargo, su exigente disposición para la entrada en vigor requiere que 44 Estados “poseedores de tecnología nuclear” ratifiquen el Tratado para que entre en vigor. Ocho de ellos aún no lo han ratificado: China, la República Popular Democrática de Corea (RPDC), Egipto, India, Irán, Israel, Pakistán y Estados Unidos (China, Egipto, Irán, Israel y Estados Unidos ya han firmado el Tratado).

Está por completarse un régimen de verificación para monitorear el mundo en busca de explosiones nucleares, con alrededor del 90 por ciento de las 337 instalaciones previstas del Sistema de Monitoreo Internacional (IMS) que ya están en funcionamiento.

El sistema ha demostrado su capacidad para detectar incluso pruebas nucleares pequeñas durante los ensayos nucleares anunciados de la RPDC en 2006, 2009, 2013, 2016 y 2017.

Los datos de las instalaciones de IMS también son utilizados por la comunidad científica para estudiar una serie de cuestiones no relacionadas, desde el cambio climático hasta la migración de mamíferos marinos, y contribuyen a la reducción del riesgo de desastres, como los sistemas de alerta temprana de tsunamis y la vigilancia de la actividad volcánica.

 

la ciudad, ara san juan, submarino ara san juan

Fuente: LA CAPITAL