Gobierno aceptará ayuda internacional

Frente a la crisis de agua por el que atraviesa Bolivia, el Gobierno aceptará la cooperación internacional que ofreció el Gobierno de Chile y de otras naciones para paliar la crisis del occidente del país, que ocasiona la sequía que derivó en desabastecimiento en gran parte de la ciudad de La Paz. El hecho fue confirmado por el ministro de la Presidencia, Ramón Quintana.

El ministro explicó que la cooperación ofrecida al país es variada y que se la debe identificar. Unos brindan desde asistencia técnica, ofertas de pequeñas plantas de potabilización, apoyo de cisternas y hasta asesoramiento para proyectos de construcción de represas.

“La Comisión de Emergencia del Agua, que está encabezada por el Ministerio de la Presidencia, que coordina con los otros ministerios, va tomarse el tiempo para trabajar país por país respecto a los ofrecimientos de cooperación”, sostuvo.

PROYECTOS

Anunció que el Gobierno presentará, en las próximas horas un “paquete de proyectos” de mediano y largo plazo, para garantizar el suministro de agua potable en el país.

“Mañana (jueves) el presidente Evo Morales anunciará de qué tipos de proyectos estamos hablando, pero parte de la provisión de agua potable en áreas urbanas, inevitablemente pasa por desarrollar cisternas de reutilización o de reconversión de agua”, añadió Quintana.

Explicó que esos planes parten “de la política de la provisión de agua en áreas urbanas y pasa por utilizar sistema reutilización y reconversión de agua”.

LA PAZ DERROCHA

A juicio del ministro de la Presidencia, en la mayoría de las regiones del país la población no tiene el hábito de realizar buen uso del agua, como es el caso de La Paz, donde “hay una cultura de derroche del agua”, razón por la que se debe optar por una cultura previsora en el uso y consumo del líquido vital.

“La única población en Bolivia es Cochabamba, que tiene un hábito de una cultura de convivencia frente a la escasez de agua”, remarcó.

AYUDA

Recientemente se conoció, públicamente, que los gobiernos de Argentina y Chile expresaron su decisión de apoyar al pueblo boliviano para paliar la emergencia de la sequía.

El 21 de noviembre, el presidente Evo Morales declaró, a través del Decreto Supremo (DS) 2987, emergencia nacional por sequía y pidió a los bolivianos estar preparados para lo peor.