Federer logra su octavo Wimbledon

Las lágrimas protagonizaron la final de la 50 edición de Wimbledon en la Era ‘Open’. Las de Roger Federer, que rompió a llorar al ver a sus cuatro hijos en el palco tras vencer a Marin Cilic por 6-3, 6-1 y 6-4 y lograr el título por octava vez, y las del croata al saber que no podía competir al máximo nivel tras lesionarse la planta del pie izquierdo.

Federer se convirtió en el jugador que más veces ha ganado este Grand Slam, y el más veterano en lograrlo, al imponerse a Cilic en una hora y 41 minutos. Además, conquistó el título por primera vez sin ceder un set (había estado en dos ocasiones a punto de conseguirlo, en 2006 y 2008).

Un “ace” final, el octavo de su cuenta, sirvió para que Federer cerrara la contienda y se hiciera con su decimonoveno título ‘major’. Así rompió la igualdad que mantenía en Wimbledon con el británico William Renshaw, hombre récord en los albores de este grande, y el estadounidense Pete Sampras, ya en la Era ‘Open’, con siete.

Cilic, campeón del Abierto de EE.UU. en 2014, se vio perjudicado por una lesión en la planta del pie izquierdo, por la que lloró desconsoladamente al término del tercer juego del segundo set (3-0).

Parecía que iba a retirarse, pero saltó de nuevo a la central tras una gran ovación del público. Luego, actuó disminuido ante Federer, que no tuvo compasión.

La final fue la más corta en juegos desde que el australiano Lleyton Hewitt se impuso en la de 2002 al argentino David Nalbandian por 6-1, 6-3 y 6-2. Pudo haber acabado antes, porque Cilic parecía dispuesto a abandonar a los 45 minutos, cuando pidió la ayuda del fisioterapeuta por su problema físico.

Aunque tomó unas pastillas para mitigar el dolor, la retirada del croata parecía inminente, pero el campeón del Abierto de EE.UU. de 2014, primero de esta nacionalidad en llegar a la final desde Goran Ivanisevic en 2001, se levantó, se repuso y salió a jugar, sabiendo que ya tendría pocas opciones.

Con su victoria, Federer de 35 años y 342 días, se convierte en el jugador más veterano en la historia en ganar Wimbledon.

FEDERER: “NO ME ACABO DE CREER QUE HE VUELTO A GANAR”

El suizo Roger Federer no disimulaba su emoción a la conclusión del mismo modo que se ponía en el lado de Marin Cilic, el derrotado.

“Sé que es un momento cruel para Cilic, pero tiene que estar orgulloso de estas dos semanas y espero jugar más finales contra él”, se sinceraba. Al nuevo campeón en la hierba del All England Club le observaban desde la grada sus cuatro gemelos, algo que hacía el momento aún más emotivo. “Ahora para ellos esto es como ver un bonito parque verde en el que jugar pero espero que un día entiendan lo que significa esto. No me acabo de creer que he vuelto a ganar aquí. Después del año pasado pensé que no habría otra ocasión”.

El suizo, que se saltó toda la gira de tierra batida después de adjudicarse de carrerilla los Masters 1.000 de Indian Wells y Miami, bromeaba con sus parones. “Creo que a partir de ahora voy a descansar más. Quizás pare unos seis meses”.

MARIN CILIC: “INTENTÉ DAR TODO DE MÍ”

Pese a su derrota en la final de Wimbledon ante Roger Federer, Marin Cilic se ha mostrado satisfecho por su desempecho en torneo.

“Lo he dado todo, durante toda mi vida he pensado que no me rendiría en una final así”, sostuvo.

El tenista croata ha reconocido que pese a ser un día muy duro para él, tratará de volver para resarcirse de la derrota.

“Ha sido un torneo increíble y quiero dar las gracias al equipo por el trabajo”, dijo el campeón del US Open de 2014 en sus declaraciones a pie de pista.

“Intenté dar lo mejor de mí”, dijo Cilic ante una atronadora ovación de 15.000 aficionados que le hizo llorar de nuevo. “Ha sido muy emocionante y estoy orgulloso”, aseguró.

“He jugado el mejor tenis de mi carrera y quiero agradecer a mi equipo y a mis aficionados. Fue muy difícil hoy, lo he dado todo y espero poder volver a intentarlo una vez más”, añadió el croata.

EFE