Museo San Francisco presenta exposición de Arte Plumario

El Centro Cultural Museo San Francisco y el Círculo de Damas Orureñas anunciaron para mañana, jueves, la exposición de arte plumario “Nostalgias” y la exhibición del libro “Mal de país: Nostalgias y el aporte de las mujeres indocumentadas latinoamericanas en Europa”, de la artista-psicoterapeuta boliviana Alexandra Bravo. La ceremonia se realizará en el salón del Centro Cultural, a partir de horas 18.30.

Se adelantó que en esta obra, la escritora aboga por una sociedad “civilizada” que necesita ser más compasiva, solidaria y respetuosa con el ser humano, además de ser una férrea convencida de la importancia de la preservación de los recursos naturales y de los sentimientos humanos.

Para Bravo, Sudamérica es el continente clásico del trabajo plumario y que el futuro de la selva amazónica está amenazado y con él, las aves, sus etnias y culturas.

SENSIBILIDAD

Para el director del Centro Cultural Museo San Francisco, José Luís Ríos Cambeses, el libro refleja la sensibilidad de la autora, quién con mucho humanismo expone en esta creación el dolor como sinónimo de una fenómeno: el profundo sufrimiento, de causas muy complejas y de efectos trágicos, que afecta las vidas de mujeres “sin papeles”, que sufren diferentes grados de violencia por tener la necesidad de emigrar para subsistir.

Igualmente, se informó que la autora, con sus raíces culturales profundamente engarzadas en sus recuerdos, siguió los vientos de su destino lejos de Bolivia, en Suiza, donde se formó como psicóloga en Friburgo, substanciando su tesis en el “Mal de País”, que acompañó sus pasos y los de muchos otros seres humanos indocumentados, procurando una inserción en ese ancho mundo.

ARTE PLUMARIO

Respecto al Arte Plumario, el exdirector del Museo Nacional de Etnografía y Folklore, Hugo Daniel Ruiz, señaló que el interés de Bravo nace en las propias raíces andinas de la artista, quien realizó una valiosa investigación especialmente en los pueblos indígenas de la Amazonia, Chaco y altiplano bolivianos.

Explicó que su trabajo académico, así como su arte, buscan mostrar al mundo que el Arte Plumario no es sinónimo de salvajismo ni de exclusividad de sociedades primitivas.

“Expuso parte de su obra en museos y galerías de varios países, fue invitada a dictar cursos y conferencias sobre su arte, en diferentes universidades de Europa”, destaca Ruiz.

Hoy, la artista explora una nueva veta en la que se une el domino de la técnica y su posibilidad expresiva con criterios que se nutren de su trabajo como terapeuta y psicóloga de hombres, mujeres y niños inmigrantes.

ARTE DE RESCATE

Para la curadora 2017, Bravo es una artista pionera en el Arte Plumario, realiza desde varios años un magnífico trabajo lleno de sentido y significación.

“Es un arte de rescate, una búsqueda por recuperar las huellas del pasado que han pervivido a través del arte plumario, para ser nuevamente leídas y admiradas en este tiempo, sosteniendo un principio básico de identidad y de conocimiento ancestral presente en toda nuestra América”, destaca el prólogo de la obra.

Acotó que la pluma, como objeto y elemento central de la propuesta artística, no sólo es un soporte que permite la creación de objetos sutiles y ligeros con experimentada maestría, sino que se transforma en poderoso transmisor de un mensaje integral, relacionado con la protección de la naturaleza, la mujer y la vida misma.