Gobierno deja en manos de la Fiscalía el caso del secuestro de un poncho rojo

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó hoy que esperará una decisión de la Fiscalía para asumir alguna acción sobre el secuestro del dirigente de los Ponchos Rojos, Modesto Clares, por parte de los bloqueadores de Achacachi.

Se trata de "un secuestro y eso es un delito penal que tiene que estar a cargo del Ministerio Público y nosotros esperaremos las decisiones o los requerimientos del Ministerio Público", dijo Romero, tras salir de la reunión de gabinete de ministros.

Según la Defensoría del Pueblo, el dirigente Clares fue secuestrado por bloqueadores entre las 13:00 y 14:00 de ayer en el momento en que se encontraba en inmediaciones de la plaza del Arquitecto de la ciudad de El Alto.

Luego "Clares habría sido trasladado hasta unos 200 metros de la tranca, donde más de 400 personas se encontraban bloqueando la carretera La Paz-Copacabana", cita un comunicado de la Defensoría.

Además la hija de Clares reportó a la Defensoría que su padre fue golpeado y supuestamente se verificó que se encuentra maniatado y en calidad de rehén en un punto de bloqueo, al interior de un vehículo tipo minibús, marca King Long y sin placa de control.

Sin embargo, Romero señaló que no tiene información sobre la salud del dirigente de los Ponchos Rojos y volvió a descartar un posible desbloqueo. "No vamos a intervenir", reiteró.

Aunque sostuvo que los bloqueadores "seguramente están buscando" un enfrentamiento con los Ponchos Rojos.  "Pero ahí ya tienen que actuar inteligentemente los Ponchos Rojos para no caer en estas provocaciones", remarcó.

Se conoció que los Ponchos Rojos llamaron a un ampliado de emergencia para este miércoles a objeto de tomar determinaciones.

Pedro Lucana de los Ponchos Rojos exigió la inmediata liberación del secuestrado, al igual que el ministro de Desarrollo Productivo, Eugenio Rojas.

"Liberen de una vez al dirigente de la provincia Omasuyos y dejen de bloquear, perjudicar, busquen el diálogo", aseveró Rojas.

En febrero de este año, vecinos de Achacachi y comunarios que se denominan Ponchos Rojos protagonizaron hechos vandálicos en ese municipio, en medio del saqueo de centros comerciales e incluso la quema de viviendas.

Por ese conflicto de febrero al momento tres personas se encuentran detenidas, pero esa captura, derivó en la reactivación de las medidas de presión de parte de los vecinos y cívicos de Achacachi, que mantienen un bloqueo indefinido de carreteras desde el pasado 22 de agosto.

Los bloqueadores piden la renuncia del cuestionado alcalde de Achacachi, Édgar Ramos, y la liberación de los tres detenidos.