San Martín tiene hambre y sed tras el embate de Irma

Internacional

 

por Amandine Ascensio / AFP

"Tengo hambre y sed". Una embarazada se abalanza llorando sobre la botella y el paquete de almendras que le entregan delante de un camión lleno de víveres en un lugar de reparto instalado en la isla de San Martín para las víctimas del huracán Irma.

Son muchos y están extenuados. Delante de la fila, la Cruz Roja forma un cordón de seguridad para contener la presión de la gente que avanza.