Doctora destruyó pruebas en mayo

De acuerdo con la hipótesis que maneja la Fiscalía, en el caso de desvío de insumos en la Unidad de Patología del Hospital Obrero, la principal implicada destruyó pruebas y borró archivos del disco duro de su computadora, dos días antes de ser intervenida por la Caja Nacional de Seguro (CNS), en mayo.

MAYO

La imputación presentada por la comisión de fiscales conformada por Lilian Calderón y Marco Vargas, en su fundamentación, señala que en el mes de mayo, dos días antes de la intervención al servicio de Patología, realizado por personal de la CNS, la coimputada, doctora Martha Calderón, jefe de esa unidad desde hace cinco años, “habría botado a la basura más o menos ocho cajas de láminas citológicas de forma irregular, asimismo (…) habría hecho formatear su computadora de manera sospechosa justo antes de la intervención de la CNS”, afirma la imputación.

CINCO AÑOS

La pasada semana, la doctora Calderón junto a otros cinco funcionarios fueron aprehendidos y sometidos a audiencia de medidas cautelares, ante la juez tercero anticorrupción de La Paz, Claudia Castro, quien dispuso la detención preventiva de tres de los imputados, medidas sustitutivas a una persona y detención domiciliaria para dos.

Calderón está imputada por los delitos de uso indebido de bienes y servicios públicos, uso indebido de influencias, peculado e incumplimiento de deberes.

En audiencia, la Fiscalía fundamentó ante la juez Castro que el hecho comenzó a gestarse cuando la doctora Calderón es bajada del cargo de asesora de la gerencia general de la CNS a médico de base, a cargo del Servicio de Patología del Hospital Obrero, hace aproximadamente cinco años atrás.

TESTIGOS

Las afirmaciones hechas en la imputación, según la Fiscalía, fueron realizadas sobre la base de declaraciones de funcionarios testigos en esa unidad.

“Que los propios empleados del Servicio habrían notado que en el laboratorio de Citotecnia se estarían procesando cantidades considerables de muestras de instituciones particulares”, señala la imputación que cita el nombre de dos instituciones de salud privadas.

De acuerdo con las averiguaciones realizadas por EL DIARIO, se conoce que la doctora Calderón trabajaba en convenio con una de las instituciones privadas y una de ellas se comprometió a brindar información el día de hoy, aunque niegan tener conocimiento de que se hayan encontrado insumos o material de su institución en este caso.

MÁS PERSONAL

Los documentos a los que accedió este medio señalan que el trabajo en Citología era tan abundante que se contrató más personal, algo que en anteriores gestiones no había sido necesario.

Fue sobre la base de las declaraciones de la propia doctora Calderón que los fiscales tienen el cálculo de que en el área se realizaron más de 18 mil análisis de muestras de personas que no eran aseguradas.

La Policía ha recomendado la realización de auditorías médicas para determinar el daño económico causado a la CNS.