El análisis de Guillier sobre el favoritismo de Piñera: Es un castigo a la gestión de Bachelet

El candidato presidencial del PS-PR, Alejandro Guillier, atribuyó al gobierno de Michelle Bachelet el favoritismo que tiene en las encuestas Sebastián Piñera. 

En entrevista con diario El País, el senador por Antofagasta dijo: "Yo creo que es un castigo a que hemos tenido dificultades en la gestión del gobierno de (Michelle) Bachelet".

"Los gobiernos no hacen ganar elecciones, pero las pueden hacer perder. Y hemos tenido problemas en la gestión y en la gobernanza de las reformas", sentenció. 

En base a esa obervación, el presidenciable argumentó que el giro que experimentaron varios países de Latinoamérica a gobiernos de derecha se debió a que las anteriores administraciones de izquierda no tuvieron un proyecto de desarrollo sustentable que generara una nueva dinámica política y económica.

En vez de eso, dijo, las administraciones sólo aprovecharon los buenos precios del superciclo de los commodities para tener más gasto público, pero sin transformar las estructuras sociales.

En consecuencia, en su opinión, dichos gobiernos quedaron endeudados, con altos compromisos, y sin tener cómo financiarlos. 

Por qué va segundo en las encuestas

Con la bajada del ex presidente Ricardo Lagos de la carrera presidencial, Alejandro Guillier redujo a siete puntos su ventaja de Sebastián Piñera en la última encuesta de Plaza Pública Cadem. Además, según el Barómetro de la Política de CERC-MORI, las elecciones tendrían un eventual empate técnico en caso de que el ex presidente y el senador llegasen a una segunda vuelta.

En esa línea, Guillier dijo que el creciente apoyo cuidadano que ha obtenido los últimos meses se sustenta en que "no me ven contaminado con la corrupción política ni desgastado por las prácticas cupulares".

En ese sentido, explicó que decisiones como la del Partido Socialista de abanderarlo a él en vez de a Ricardo Lagos, a pesar de tener más trayectoria, corresponde al entendimiento de un cambio de época en que "Políticos antiguos que no están tocados por la corrupción, como Lagos, pertenecen a un Estado que ya pasó".

"La sociedad comienza a buscar otros liderazgos en los medios de comunicación, que ve todos los días. Yo trabajé desde 1991 en televisión y todos los días me veían al despertar", explicó.

"La gente te percibe como un chileno más, que ha conocido el desempleo, las lagunas previsionales, que no siempre llegó a fin de mes tranquilamente", rescató. Citando al ex presidente uruguayo José Mujica, concluyó, "no se puede representar a la gente si no vives como la gente".

Capturar electorado Laguista

Conciente de las dificultades que significan capturar al electorado de centro que quedó huérfano con la salida de Lagos de la contienda a La Moneda, y enterado de que varios Demócratas Cristianos han hecho expresa su negativa a votar por él, el candidato respondió que dichos personeros "son lo que saben que se van a retiro por edad", en caso de que gane, "porque ya pasó su cuarto de hora".

"Recuerdo cuando José Luis Rodríguez Zapatero gana en España, en un maravilloso discurso le decía a toda la élite del PSOE que muchas gracias por lo que aportaron, pero llegó la hora y aquí llegamos nosotros", mencionó.