La Tirana: una fiesta que reúne al Norte Grande de Chile

El Papa Juan Pablo II dijo que el que baila ora tres veces. Y es que muchos miles de devotos, siguiendo este mensaje, atiborran las calles del poblado de La Tirana, para demostrar su fe a la Virgen del Carmen, cuyos principales honores se realizaron ayer domingo ante la atenta mirada de personas provenientes de diversos rincones de Chile.

Desde Calama, Iquique, Arica y otros puntos del Norte Grande llegan fieles que rinden culto a su “Chinita”, realizando alegres bailes que ponen a prueba la resistencia de sus exponentes, quienes por cumplir una manda o simple devoción, se lanzan a las calles de este pequeño poblado para participar de este encuentro que cada año reúne a cientos de bailes, miles de peregrinos y turistas que disfrutan de los colores que se convocan.

Diabladas, sayas, tinkus, entre otros, son ritmos nacidos en el altiplano sudamericano y que se cultiva desde hace décadas en esta zona, los que tienen una gran influencia de la música boliviana, debido al enorme intercambio intercultural que se genera en zonas limítrofes, como ocurre en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y por supuesto en la de Antofagasta e incluso hasta Atacama.