En su adiós, Usain Bolt pasó de ser un Dios invencible a un humano lesionado

4X100. En la última carrera de su vida el atleta terminó en el suelo debido a un calambre. Sin medalla, Jamaica alega que hubo fallas organizativas.