Banco de Chile retoma el podio de las utilidades a septiembre y vuelve a liderar en la banca

Codo a codo ha sido la carrera durante el año entre los dos principales actores de la banca, Santander y Banco de Chile, para lograr el primer lugar en términos de utilidades.

Ayer, ambas entidades publicaron sus resultados consolidados a septiembre y el banco ligado al grupo Luksic finalmente se quedó con el primer lugar, al lograr $ 433.660 millones en utilidades. Santander, por su parte, obtuvo un resultado atribuible de $ 430.137 millones.

El tercer actor de la plaza, Banco Bci, también informó ayer los números al cierre del tercer trimestre, los que muestran una utilidad al noveno mes del año por $ 314.798 millones.

Si bien, Banco de Chile lidera en términos de utilidades consolidadas a septiembre, es el banco de capitales españoles el que registra un mayor crecimiento respecto al mismo periodo del año pasado, con una alza de 18,2%, hace un año atrás Santander obtuvo un resultado de $ 363.718 millones. Mientras, el Chile tuvo un aumento respecto del mismo ciclo de 2016 de 1,2%.

Bci es otro que también anota un importante salto en sus ganancias con un 23,8% al compararse con similar lapso de 2016. En aquella fecha, el banco tuvo un resultado acumulado de $ 254.142 millones.

Cierre del tercer trimestre

Pero, más allá de que en el acumulado del año los números favorezcan a Banco de Chile, al analizar por trimestre el trono lo ganaría Santander, eso al menos de acuerdo a un reciente informe de Credit Suisse, en el cual comenta las cifras de los dos principales bancos de la plaza.

En lo que respecta a Santander, la compañía suiza señaló que durante el tercer trimestre la entidad obtuvo ganancias por $ 137 mil millones, lo que le significó un ROE (la rentabilidad obtenida por la entidad sobre sus recursos propios) de 18,7%, ubicándose dentro de los niveles esperados por Credit Suisse.

Asimismo, el banco se habría beneficiado por la entrada de ingresos provenientes de otras líneas de negocios, lo que "ayudó a compensar parcialmente el impacto negativo de la disminución de la inflación", señala el documento. Cabe recordar que las operaciones de Santander Chile contribuyen con un 6% a los resultados del grupo dirigido desde Madrid.

Para Banco de Chile, en tanto, Credit Suisse reportó una ganancia trimestral de $ 134 mil millones y un ROE de 17,8%, resultado que se ubicó por debajo de su principal competidor.

Sin embargo, estos resultados estuvieron un 3% por encima de las estimaciones de Credit Suisse, aun cuando un 12% por debajo de las proyecciones de consenso.

Según el banco de inversiones suizo, los resultados del banco controlado por el grupo Luksic y Citi estarían influidos por la menor inflación que registró el país. En cuanto a los préstamos netos otorgados se situaron con una alza de 1,9% más frente a hace un año.

A modo de conclusión, el banco de inversión afirmó que "los resultados del tercer trimestre son más favorables para Santander debido al mejor desempeño de los ingresos por intereses netos y a volúmenes más dinámicos".

Inflación golpea resultados de ambos bancos con efecto negativo por $ 60.300 millones

La caída de la inflación en el país durante el último tiempo -sobre todo la de septiembre que anotó una baja histórica de 0,2%- "tuvo un impacto negativo en las ganancias del trimestre" de Santander y Banco de Chile asegura Credit Suisse. El efecto que estima el banco de inversiones habría sido del orden de los $31.800 millones para Santander y de $ 28.500 millones para el Chile. En lo que respecta a los escenarios para el banco de capitales españoles, Credit Suisse estima una "tendencia positiva esperada en el costo del riesgo debido al cambio del banco hacia segmentos de menor riesgo". Mientras, en los aspectos negativos a considerar, señala que esta misma apuesta por segmentos menos riesgosos le significarán menores ingresos por los intereses cobrados, sumado a la "continuidad en la debilidad de la actividad económica y deterioro del mercado".

Para Banco de Chile, Credit Suisse evalúa que "las tasas de inflación inferiores a las esperadas serían perjudiciales para los márgenes, ya que Banco de Chile es un activo neto sensible a la UF". Asimismo, el reporte añadió que "el crecimiento del Banco de Chile para los próximos años se verá afectado no sólo por el aumento del impuesto sobre la renta como consecuencia del alza gradual de la tasa estatutaria en Chile, sino también por un escudo fiscal más bajo tras la reducción del saldo de la deuda subordinada con el Banco Central".

A pesar de este panorama, valora tres aspectos para el banco dirigido por Eduardo Ebensperger: un financiamiento más barato que el de sus pares; indicadores de calidad de activos destacados; y una base de ingresos por comisiones más diversificada respecto al sistema.

Imagen foto_00000001