“Empecé dibujando a mis compañeros, si me molestaban, yo los caricaturizaba”

Nathalie Varas Centellas

“Redes Antisociales” es el nombre de la nueva obra que el caricaturista antofagastino Daslav Vladilo presentó ayer en la Biblioteca Regional.

En éste, su tercer trabajo, el joven retrata la mala influencia de las redes sociales y las tecnologías, que convierten a los seres humanos en individualistas y poco empáticos.

Apodado como “Damivago”, el artista antofagastino el año pasado ganó un reconocimiento nacional al mejor cómic de humor con su segunda obra, “Humor Animal”, y este año espera ser uno de los nominados con su libro recién publicado. El ingeniero comercial de la Universidad Católica del Norte se especializa en storyboard e ilustraciones.

¿Cuándo comenzaste a dibujar?

-De pequeño siempre me gustó el dibujo, en la época del colegio tenía todos los cuadernos rayados, tenía más dibujos que materia. Empecé a retratar a mis compañeros, a mis profesores, a mi familia, en venganza si me molestaban, yo los caricaturizaba, exagerando las facciones.

¿En qué momento decidiste dedicarte a esto profesionalmente?

-Fue un proceso de largo plazo, porque desde que salí del colegio, en el 98, quería estudiar diseño gráfico, pero por presión familiar, la típica de que “no te va a dar muchos ingresos”, me decidí a estudiar ingeniería comercial. Pasaron 10 años más, entre medio fui a estudiar al extranjero, y recién el 2014 quise hacer algo más profesional.

¿Qué sentiste cuando tuviste tu primer libro en las manos?

-Fue súper emocionante, porque pasaron tantos años para poder tener al fin mi libro, y en forma independiente. Fue un gran esfuerzo, porque todo fue con autogestión, financiado sin editoriales. Sentía que con ese libro ya podía morir feliz y con el objetivo cumplido.

¿Qué crees que debe trabajar nuestro país para apoyar a los ilustradores?

-En el 98 ahí sí que no había nada, pero ahora con las redes sociales, mucho talento se ve gracias al internet, hay muchas oportunidades. Pero falta que te aseguren que se puede hacer de esto una carrera, que te aseguren un sueldo fijo. Ser ilustrador no es como otras carreras que puedes ser empleado y tener un sueldo.

¿Cuáles han sido tus referentes?

-Cuando chico leía Condorito, un clásico, tengo una colección hasta el techo, también Barrabases, Manpato. Pero más que nada leía cómic, y el humor gráfico lo tomé cuando hice mi primer libro. Vi harto dibujo animado de los 90 que me motivaron también a estudiar animación.

¿En base a qué características se construyen tus obras?

-Hay humor negro, sarcasmo e ironía. Lo primero que hago es buscar un tema de actualidad, a mí siempre me ha gustado ese tipo de humor que sale en los Simpson o Padre de Familia, que es súper ácido, pero igual intento que no sea una burla, porque hay un límite y en ocasiones la gente lo toma como ofensa.

¿Has tenido alguna vez reclamos por una broma?

-He tenido polémicas, pero porque no han entendido la talla o se lo han tomado a pecho. Una vez puse algo de un taxi que te cobran muy caro desde el aeropuerto en Santiago y alguien saltó diciendo si me pagaba Uber. Y yo dije esto no tiene nada que ver, no estoy inventando nada, no son todos así, pero puse un caso que le sucede a los extranjeros normalmente.

¿Cuáles son las temáticas que definen tu último libro?

-En “Redes Antisociales”, hago una invitación a reírnos de nosotros mismos cuando abusamos de la tecnología y del celular. Es una autocrítica, porque a quién no le ha pasado y ha estado metido todo el rato en el teléfono. Entonces es una crítica humorística del mal uso de las redes sociales, porque son una gran herramienta si son ocupadas para publicidad o para mostrar tu arte, pero hay casos que se van al extremo y de eso trata el libro, de reírse de esos extremos.

Es todo un trabajo de observar a la sociedad y a terceros, entonces eso justamente lo planteo en las páginas.

¿Qué mensaje quieres entregar con “Redes Antisociales”?

-Ese es el tema, reírse de uno mismo, pero a la vez entender que todo lo que se ve en el libro está pasando realmente y es un llamado a reflexionar, y esto lo hago en todos mis libros. Mucha gente que lo ha comprado se ha sentido identificada, y por ese motivo creo que le ha ido bien. Hay una frase que dice “es gracioso porque es verdad, está pasando realmente”.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

-Tengo varios proyectos, por ejemplo, el próximo año voy a dictar la Filzic, pero también quiero enfocarme en el extranjero, porque en Venezuela y Colombia me han compartido harto el tema. Además he estado publicando en revistas y diarios en Inglaterra y Argentina. En Chile estoy postulando a algunos diarios para que me publiquen viñetas. También cuando escriba mi cuarto libro me gustaría entrar a una editorial que me apoye.

“Con ‘Redes Antisociales’ te puedes reír pero te deja un mensaje de fondo, con el que primero te identificas y luego reflexionas”. “Todo lo que se ve en el libro está pasando realmente y es un llamado a reflexionar. Esto lo hago en todos mis libros”.”