Bachelet molesta por "alteración" del ránking y pide "completa investigación" al Banco Mundial

Continúan las reacciones al escándalo por el ránking Doing Business por parte del Banco Mundial, entidad que reconoció la adulteración en los índices de los últimos cuatro años por razones de sesgo político del staff encargado.

La presidenta de la República, Michelle Bachelet, reccionó con molestia al asunto y exigió al organismo multilateral una investigación. 

"Muy preocupante lo ocurrido con el ranking de competitividad del Banco Mundial. Más allá del impacto negativo en la ubicación de Chile, la alteración daña la credibilidad de una institución que debe contar con la confianza de la comunidad internacional", aseguró la jefa de Estado en Twitter.

"Dada la gravedad de lo sucedido, como Gobierno solicitaremos formalmente al Banco Mundial una completa investigación. Los rankings que administran las instituciones internacionales deben ser confiables, ya que impactan en la inversión y el desarrollo de los países", agregó.

El economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, anunció en una entrevista con el diario Wall Street Journal que corregirá y recalculará los ranking nacionales de su informe de competitividad "Doing Business" al menos cuatro años hacia atrás, por detectar que los cambios metodológicos recientes podrían ser injustos y motivados políticamente.

Las revisiones podrían ser particularmente relevantes para Chile, cuya posición en el ranking ha sido especialmente volátil en años recientes y potencialmente influenciada por motivaciones políticas del personal del Banco Mundial, dijo Romer.

"Quiero pedir una disculpa personal a Chile, y a cualquier otro país" que se haya visto perjudicado, expresó. Esto "fue mi culpa porque no dejamos las cosas lo suficientemente claras".

El ranking de Chile ha fluctuado entre el puesto 25 y el 57 desde 2006. Durante ese período, la presidencia de Chile ha fluctuado entre Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, expuso la publicación.

Con Bachelet el ranking deterioró consistentemente, mientras que subió consistentemente con Piñera.