López-Claros, el experto del Banco Mundial que manipuló el ránking de Chile

Las denuncias del economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, de que el ránking de competitividad de la entidad para Chile fue modificado para perjudicar al país durante el gobierno de Michelle Bachelet, apuntan contra un blanco directo como presunto responsable: Augusto López-Claros, quien fuera el director del grupo responsable por el reporte.

El ex representante de la entidad, todavía no ha respondido a las acusaciones de Romer, y ha preferido hasta ahora guardar silencio.

Sin embargo, la visión de López-Claros sobre las alzas de impuestos a las empresas en Chile son conocidas, ya que existe registro de ella, al menos en una entrevista con Diario Financiero, donde ya estaba hablando sobre este tema incluso desde fines de 2011, cuando el incremento de la carga tributaria recién se estaba comenzando a debatir.

En esa época, el experto se desempeñaba como economista jefe del World Economic Forum, y estuvo directamente involucrado en su reporte Doing Business 2012.

Contrario a lo que cabría esperar de las denuncias de Romer, López-Claros no aparece como opuesto a las alzas en los tributos, y destacó en esa ocasión, que muchos de los países que lideran el ránking están entre los que tienen las mayores tasas de impuestos para las empresas.

“Utilizando los criterios que nosotros medimos en el Banco Mundial, Chile es un país donde la empresa en general no tiene la carga tributaria más alta de la región”.

Sin embargo, si advertía ya desde esa época, que los mayores ingresos fiscales generados por las reformas deben gastarse de manera eficiente, y que es lo que más influye sobre el reporte de competitividad.

"Las encuestas que hacemos a nivel del sector empresarial en más de cien países nos revelan que esa es una preocupación muy importante del sector privado".

En el informe Doing Business 2012, donde participaba López-Claros, Chile escaló dos puntos y se consolidó como el líder de la región. El reporte fue publicado a fines de 2011, cuando  estaba comenzando el primer gobierno de Sebastián Piñera.

A continuación reproducimos la entrevista completa, tal como fue publicada en esa oportunidad:

 

“Subir los impuestos a las empresas no reduce necesariamente la competitividad”

Publicado el 14 de noviembre de 2011 

 

Si de algo sabe Augusto López-Claros es de competitividad. Como economista jefe del World Economic Forum, estuvo directamente involucrado en el último informe Doing Business 2012, donde Chile subió dos puestos y se consolidó como el líder en la región.

De visita en nuestro para analizar junto con las autoridades locales los detalles del reporte, concedió una entrevista a DF donde entró de lleno en uno de los temas más candentes del debate nacional, una eventual reforma tributaria y los efectos que esta tendría en la inversión extranjera.

- ¿Qué efectos tendría un alza de impuestos a las empresas en la competitividad de Chile?

- Uno de los indicadores que nosotros incluimos tiene que ver con todo el esquema tributario. No solamente las tasas que pagar los empresarios, sino también todo el aspecto administrativo, toda la carga asociada a la participación en el sistema tributario. Las encuestas que hacemos a nivel del sector empresarial en más de cien países nos revelan que esa es una preocupación muy importante del sector privado.

Con relación a qué niveles de impuestos son consistentes con la competitividad, hay una experiencia mundial muy variada. Tenemos países como Suecia o los países nórdicos en general, donde la carga tributaria es mucho mayor que en Chile. Pero eso no ha impedido que sean muy competitivos. De hecho los países nórdicos son algunos de los más competitivos del mundo.

- ¿No es una contradicción?

- La explicación es que han utilizado los recursos que recaudan de una manera muy eficiente, han potenciado la educación, han invertido en infraestructura, han utilizado los recursos para mejorar la calidad de los servicios a través de la tecnología.

Entonces hay una eficiencia en la utilización de los recursos públicos que ha potenciado la competitividad de una manera muy importante.

Entonces si me preguntan qué impacto podría tener sobre la competitividad de Chile subir marginalmente la carga tributaria para financiar un mayor gasto en educación, la respuesta es que depende. Si esos recursos adicionales son utilizados eficientemente, la competitividad podría mejorar en el mediano plazo, porque mejora la calidad de la educación, o el país tiene una mejor infraestructura.

Entonces, subir los impuestos a las empresas no reduce necesariamente la competitividad de un país.

- ¿Y cómo es la situación tributaria de Chile en comparación con otros países?

- Utilizando los criterios que nosotros medimos en el Banco Mundial, Chile es un país donde la empresa en general no tiene la carga tributaria más alta de la región. Al contrario, es una de las más bajas de América Latina, y comparado con los países de la OECD, también es relativamente baja.

Ahora, yo no estoy diciendo que debería subir, quiero ser bien claro. Lo que digo es que a través del proceso democrático, los gobiernos de tiempo en tiempo pueden considerar conveniente aumentar los impuestos si es que piensan que al hacer eso van a mejorar el nivel de competitividad del país, y eso es posible.