Papa Francisco llamó desde Lima a “evitar toda forma de violencia” en RD Congo

El papa Francisco exhortó este domingo a las autoridades de la República Democrática del Congo a “evitar toda forma de violencia”, tras la represión de manifestaciones en la capital Kinshasa, que ha dejado seis muertos.

Ante las “noticias muy preocupantes” procedentes de la RD Congo, el papa hizo un llamado a las “autoridades del país africano, responsables y todos” para que “pongan su máximo empeño y esfuerzo a fin de evitar toda forma de violencia y buscar soluciones a favor del bien común”.

“Recemos por el Congo”, pidió el papa desde la catedral de Lima, ante una muchedumbre congregada en la Plaza de Armas para asistir al Ángelus, durante su visita a Perú, que concluye este domingo.

Seis personas perdieron la vida este domingo en Kinshasa en la dispersión de las manifestaciones convocadas por un colectivo católico contra la permanencia en el poder del presidente Joseph Kabila, según la Misión de Naciones Unidas en Congo (Monusco).

Un balance anterior de Monusco hablaba de cinco muertos en la capital. La violencia también dejó 49 heridos en todo el país donde fueron detenidas 94 personas, agregó la portavoz de la misión, Florence Marchal.

Sin embargo, el portavoz de la policía nacional congoleña informó de “dos muertos”.

El país africano recuperaba la calma en la tarde del domingo, después de la represión registrada en la mañana a la salida de la misa, tanto en Kinshasa como en las grandes ciudades del país (Lubumbashi, Goma Kisangani, Beni).

La RDC prohíbe las manifestaciones desde las sangrientas jornadas de septiembre de 2016, antes de la expiración del segundo y último mandato de Kabila el 20 de diciembre de 2016.

El 31 de diciembre pasado, la dispersión de una marcha precedente había dejado seis muertos, de ellos cinco en Kinshasa, según Naciones Unidas y la Nunciatura apostólica, aunque las autoridades aseguraron que no hubo muertos.

La Monusco, que tiene como mandato la protección de civiles, recuerda que “el derecho a manifestar pacíficamente está inscrito en la Constitución y está protegido por los compromisos internacionales de la RDC”.