Rusia hará competencia alternativa a los JJ.OO. de Invierno por dudas de dopajes

El Gobierno ruso anunció, ayer, la celebración de competencias alternativas para los atletas olímpicos y paralímpicos que fueron excluidos de los Juegos de Invierno de PyeongChang por sospechas de dopaje.

“Apoyamos a nuestros deportistas, que se encuentran allí (en PyeongChang) en condiciones muy complicadas. Pero más sufren aquellos que (…) no han podido acudir a los Juegos Olímpicos”, dijo el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev.

El funcionario tildó de “inventados” los motivos que la organización esgrimió para dejar fuera de los Juegos a los deportistas rusos, al tiempo que denunció la “desenfrenada campaña política” lanzada en los últimos meses contra Rusia.

Medvédev consideró “paradójica” la decisión del Comité Olímpico Internacional (COI) de impedir que compitan en PyeongChang deportistas que han sido catalogados de “limpios” por sus federaciones internacionales correspondientes.

El representante gubernamental explicó que se celebrarán competencias en las disciplinas que más han sufrido el impacto de la exclusión olímpica: esquí, bobsleigh, biatlón y patinaje de velocidad.

Estas actividades tendrán lugar justo después de que terminen los Juegos, explicó que viceprimer ministro ruso y antiguo titular de Deportes, Vitali Mutkó, quien aludió a la importancia de conservar el potencial nacional en los deportes de invierno.

“Espero que podamos compensar de alguna forma los problemas que han atravesado nuestros deportistas, apoyarles y darles la posibilidad de demostrar sus mejores cualidades”, apuntó.

Unos 70 deportistas fueron excluidos de los Juegos, tanto en las áreas olímpicas como paralímpicas, según Mutkó.

La semana pasada el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) admitió “por insuficiencia de pruebas” los recursos de 28 de los 42 deportistas rusos a los que el COI había suspendido por violación de las normas antidopaje en los Juegos de Invierno de Sochi 2014.