Lisandra Silva y Julia Fernández defienden el piscinazo de Viña

“La mujer no puede perder la sensualidad”

Al ritmo de la samba y en un escenario instalado en un gran camión, Julia Fernández hizo ayer su presentación como candidata a reina de Viña. Ella y Juan Pablo Ibáñez serán los representantes del programa “The Lao”, de canal Vive, de VTR.

La brasileña quiso recordar sus orígenes y también bailó al ritmo de la música de su país natal: “Si no pudimos ir al carnaval, lo trajimos acá. Como soy brasileña, intentamos poner un poco de esa cultura; la samba de Brasil y también bailamos una especie de hip-hop, que se llama funk brasileño, que es la cultura de la favela”.

La ex participante de “Doble tentación” no se mostró entusiasmada al enterarse de que se espera que el piscinazo sea menos osado. “¿Más recatado Para mí no. Hace calor, es verano y para qué cubrirse tanto. Si pidieron eso, vamos a tener que cambiar algunas cosas, jajajaja. Pero desnudo jamás”, dijo, riendo, la brasileña.

Fernández añadió que no tiene problemas para mostrar su figura: “La poca ropa no es necesariamente vulgar. Es más entretenido aún, porque la reina ya no estará sola en el piscinazo. Podemos hacer muchas cosas entretenidas, divertidas y sensuales. La mujer no puede perder la sensualidad. Es una reina, tiene que ser sensual”.

La maniquí adelantó qué prenda podría usar para el piscinazo: “Traje de baño no, porque ocupo todos los días uno chiquitito en la playa. Quiero hacer algo distinto.

Para mí, es muy normal usar un bikini chico y quiero salir de lo normal. Es la oportunidad para lucirse, para sentirse bien. Me siento increíble”.

La modelo comentó que se imagina algo con mucho brillo para su presentación y que el vestido que usará para la gala también será muy llamativo y que pesará siete kilos, aproximadamente.

Al preguntarle por Ignacio Lastra, su expareja, la modelo evitó referirse al tema. “No hablo de eso”, dijo a La Estrella.

El modelo y ex chico reality se recupera en su hogar, tras sufrir un accidente automovilístico en 2017, que lo dejó con más del 85% de su cuerpo quemado. Fernández estaba con él.