La inflación de EEUU en enero fue más alta de lo esperado y empieza a golpear a los mercados

Los precios al consumidor en EEUU subieron un 2,1% en enero, cifra que se ubicó por encima de lo esperado por lo analistas y que ya empieza a hacer mella en los mercados globales. 

Según el informe del Departamento de Trabajo, los precios crecieron un 0,5% respecto al mes anterior, por encima de los pronósticos de los economistas encuestados por Bloomberg que esperaban en torno a 0,3%. 

La cifra se debe al aumento del costo del vestuario que creció a su mayor ritmo en tres décadas, un 1,7% respecto a diciembre. El aumento de precios de vivienda –de 0,3%- también contribuyó al indicador general, tanto como el costo de atención médica y seguros de vehículos, que aumentaron 0,4% y 1,3% respectivamente.

Excluyendo alimentos y energía, los precios aumentaron 0,3% respecto a diciembre, también por encima de 0,2% esperado por economistas. A tasa anualizada, el aumento fue de 1,8%.

El dato publicado hoy aportará la preocupación al mercado, que tras el mayor aumento de salarios en enero y el ajuste continuo del mercado laboral, que está cerca de empleo pleno, teme que la Fed pueda aumentar el ritmo de ajuste de su política monetaria. La semana pasada, los mercados mundiales sufrieron su peor semana en dos años.

Ayer, el nuevo presidente de la Fed, Jerome Powell, confirmó que el regulador mantendrá el ritmo de suba de tasas este año. Anteriormente, los gobernadores adelantaron tres movimientos este año, después de subir la tasa de referencia tres veces en 2017.