ISIS intentó transportar a la fuerza a 25 mil civiles para usarlos como escudos humanos

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó este martes su gran preocupación por la seguridad de miles de civiles que fueron reubicados forzosamente en la ciudad iraquí de Mosul durante las últimas dos semanas por el grupo terrorista ISIS.

Según informes recabados por esa Oficina, apenas este lunes, el ISIS intentó transportar por la fuerza a 25.000 civiles de la ciudad de Hamam al-Alil hacia otras localidades cercanas a Mosul, utilizando camiones de gran porte y autobuses pequeños.

El operativo no pudo completarse debido a enfrentamientos con las fuerzas iraquíes, que detuvieron los vehículos y los forzaron a regresar, aunque algunos de esos transportes lograron avanzar hasta una localidad 15 kilómetros al norte de Mosul, indicó Ravina Shamdasanila, portavoz del Alto Comisionado en Ginebra.

“Usar a los civiles como escudos humanos es un crimen de guerra. El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional establece que tomar rehenes en un conflicto armado no internacional es un crimen de guerra, además estipula que el desplazamiento forzado de civiles por razones no relacionadas con su seguridad o por imperativos militares también constituye un crimen de guerra”, puntualizó la portavoz en una conferencia de prensa.

La Oficina de la ONU urgió a las partes a asegurar el estricto respeto de las leyes internacionales, especialmente en cuanto a los principios de distinción, proporcionalidad y precaución de ataques contra civiles.

Prensa ONU

​Los diarios y portales de noticias muestran imágenes de las avenidas londinenses adornadas a lado y lado por banderas colombianas y británicas.