Martínez Borja “no pudo dormir” por dos amigos que perdió en la tragedia de Chapecoense

Pocos días duró la celebración por el ascenso para Cristian Martínez Borja, delantero del América de Cali, pues un día después de vencer a Deportes Quindío se enteró de la muerte de dos excompañeros y amigos en la tragedia de Chapecoense.

Martínez Borja contó la relación de cerca que sostenía con José Gildeixon Clemente (Gil) y Josimar Rosado da Silva, fallecidos en el accidente aéreo ocurrido en la noche del lunes en La Unión, Antioquia.

Con Gil, el chocoano compartió vestuario en el 2008 cuando vistió la camiseta del Mogi Mirim; “me decía que estaba muy feliz por el momento que estaba viviendo, me habló del viaje que hicieron a Barranquilla y que esperaba que pronto nos pudiéramos ver. Vivimos en una casa-hogar y luego nos rentaron una vivienda, siempre íbamos juntos a comer”, rememoró el goleador escarlata.

Sobre Josimar, con quien jugó en el 2007 en el Internacional de Porto Alegre, recordó “que cuando llegué a Internacional, estaban en el carnaval, todos se fueron para sus casas, me quedé solo y Josimar me dijo, ‘negrito, vente para mi casa’”.

El atacante añadió que “no pude dormir, a la 6 de la mañana pude pegar los ojos y luego tuve que levantarme a hacer otras vueltas. Cuando llegué, intenté dormir y no lo logré”.

El próximo lunes cuando se jugará la primera final del ascenso entre América de Cali y Tigres, Martínez Borja, le rendirá homenaje a sus dos amigos y excompañeros.

 

El seleccionador de Argentina conocía de cerca a Mario Sergio, periodista de Fox, y a Mateus Caramelo, a quien dirigió en Sao Paulo.Nivaldo, que estaba cerca de completar su partido 300 con el club, dice no estar en condiciones para tajar ante Atlético Mineiro el fin de semana.