"El gol de leones me resucitó": John Bodmer, técnico de Tigres

Fue un triunfo agónico, con el alma, con la dosis de sufrimiento que hace más valiosas las gestas deportivas.

Tigres selló su ascenso a la Primera División contra todos los pronósticos y comienza a escribir una página gloriosa en su historia.

En el sorteo previo del cuadrangular del Torneo de Ascenso, Tigres quedó sembrado al lado de Pereira, Leones y Bogotá F.C y nadie daba un centavo por los ‘Felinos’ de Soacha.

Como en la vieja historia bíblica de David contra Golliat, Tigres sacó las garras para sellar el boleto a la ‘A’ en la última fecha.

Tenían que ganarle a Bogotá y esperar un empate entre Leones y Pereira que jugaban en Rionegro. Tigres hizo su tarea y derrotó a su vecino de patio pero quedaba lo más difícil.

Las noticias que llegaban de Itagüí no eran las más alentadoras, Pereira derrotaba 2-1 a Leones y ya estaban jugando los minutos de reposición.

Pero sucedió el milagro y Luis Vélez cabeceó el balón con el alma en esa lluviosa noche paisa, el balón fue a parar a lo más profundo del arco pereirana para dejar el saldo 2-2 y un grito de júbilo a kilómetros de distancia.

La noticia del empate cayó como un rayo de felicidad en el Estadio de Techo y el grito de gol desaforado se escuchó en todos los transistores que a esa hora estaban encendidos esperando el milagro.

John Jairo Bodmer, técnico de Tigres, revivió este bello momento con el Periódico Deportivo.

El sueño se hizo realidad

“Sí, muy felices. Estamos intentando asimilar todo esto, lo habíamos soñado, lo habíamos visualizado pero es hoy una realidad y es difícil asimilarlo”.

¿Cómo llega Jhon Jairo al proyecto de Tigres?

“Yo llegue a este equipo en el 2010 que inicialmente se llamaba Expreso Rojo como asistente técnico del profesor Luis Melo. A mediados de ese año el entrenador renuncia y me dieron esa tremenda responsabilidad”.

Recibió esa responsabilidad muy joven, a los 29 años.

“La verdad yo quería ser encargado no más por seis meses, mientras conseguían el técnico que asumiría en propiedad. En los primeros meses nos fue bien y el presidente del equipo decidió darme la oportunidad pero no me sentía preparado. Afortunadamente en el 2011 nos fue muy bien, llegamos hasta la semifinal”.

El equipo tuvo momentos difíciles económicamente pero salieron adelante.

“Sí, tuvimos una crisis económica y deportiva muy dura pero afortunadamente salimos de esa. Le agradezco al presidente que confió en mí, entre todos sacamos este proyecto a flote y hoy estamos celebrando”.

¿Quién es Jhon Jairo Bodmer?

“Yo toda la vida fui deportista, estuve muy ligado al baloncesto y al fútbol de joven. Cuando estaba en la secundaria me salió una oportunidad en SaludCoop jugando baloncesto y dejé a un lado el fútbol. Luego intenté entrar a Santa Fe para convertirme en jugador profesional pero lastimosamente mi madre falleció en 1998 y a los 17 años tuve que cambiar mis proyectos de vida”.

En ese cuadrangular al lado de Pereira, Leones y Real Cartagena, Tigres no era favorito pero al final se llevan la gloria.

“Muchos periodistas me preguntaban que rivales me gustaría enfrentar en las finales y yo les dije que esperaba no enfrentar al Quindío o al Universitario porque son equipos muy fuertes. La verdad si quería enfrentar al Pereira porque fue el superlíder del año. Nosotros estábamos preparados para todo”.

¿Cómo se armó este equipo?

“En junio del año pasado comenzamos a armar este equipo con la idea de conformar un grupo competitivo para luchar por el ascenso en Colombia. El portero que pedí fue César Giraldo y de ahí en adelante jugadores como Carlos Lasso, Jorge Lozano, Jhonny Rivera, Johan Muñoz, Diego Gómez, entre otros”.

Ese último partido ante el Bogotá en Techo resultó muy emotivo, hablemos de esos últimos instantes del compromiso.

“Primero tenemos que decir que dentro nuestro grupo de trabajo hay un pastor que nos ha hecho crecer espiritualmente y en estas últimas semanas nos dejó claros que en esa última jornada teníamos dos pruebas: Una física en la capital derrotando a Bogotá y otra prueba de fe en Itagüí en el partido entre Leones y Pereira. Para Dios no hay imposible. Al final del partido me dijeron que Pereira estaba ganando y sentí morir pero cuando gritaron gol en las graderías sentí renacer”.

¿Qué pasa por su cabeza al saber que el próximo año enfrentará en la ‘A’ al Nacional, Junior, Santa Fe y otras escuadras históricas del país?

“Estamos asimilando todo eso, ahora estamos pensando en la final que se viene ante el América y después ya nos sentaremos a planear lo que viene. Mantendremos en gran porcentaje la nómina actual porque se lo ganaron y es lo más justo”.

¿Con qué equipo le gustaría debutar?

“Me es indiferente, estamos muy contentos por el hecho de enfrentar a las grandes escuadras de Colombia”.

Finalmente, ¿de qué equipo es hincha?

“De pequeño fui hincha de Nacional y ya un poco más grande de Santa Fe cuando comencé a trabajar allí”.