[VIDEO] Entre lágrimas, Barack Obama dio el discurso de despedida de su mandato

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha pronunciado en Chicago, la ciudad donde comenzó su carrera política, el discurso de despedida de su mandato. Pidió a todos sus compatriotas que crean en su propia capacidad de lograr el "cambio", al prometerles que permanecerá a su lado, "como ciudadano", durante el resto de su vida.

"Yes, we can. Yes, we did" (Sí, podemos. Sí, lo hicimos"), dijo Obama al cerrar su discurso de despedida como presidente de EE.UU. en el centro de convenciones McCormick Place de Chicago.

Pese a dibujar un panorama alentador, Obama advirtió sobre algunas de las amenazas a la democracia, entre ellas que "no funcionará sin la sensación de que todos tienen oportunidades económicas".

También admitió que, pese al carácter histórico de su elección como el primer presidente negro de EEUU, el racismo sigue vivo en el país y queda "más trabajo por hacer" para eliminar los prejuicios contra las minorías y los inmigrantes.

"Después de mi elección, se habló mucho de un Estados Unidos post-racial. Esa visión, aunque bienintencionada, nunca fue realista. Porque la raza sigue siendo una fuerza potente y a menudo divisoria en nuestra sociedad", dijo.

Así que "tenemos que esforzarnos más, comenzando con la premisa de que cada uno de nuestros conciudadanos ama a este país tanto como nosotros", mencionó Obama, aunque agregó que no es tarea fácil. 

A diez días de que Trump asuma el poder, Obama se comprometió a garantizar una transferencia "pacífica", para que el próximo Gobierno "pueda ayudarnos a acometer los muchos desafíos que todavía enfrentamos".

"Nadie que amenace a Estados Unidos estará nunca a salvo", recalcó Obama.

La parte final del discurso fue la más emotiva, con agradecimientos de Obama a los simpatizantes demócratas que se movilizaron desde su primera campaña, a su personal y asesores, y sobre todo a su familia.

Entre lágrimas, dijo de su mujer, Michelle, que es su "mejor amiga", que asumió un papel como primera dama "que no había pedido" con "gracia, estilo y buen humor", y que ha hecho de la Casa Blanca "un lugar que pertenece a todos".
 

 

El presidente saliente de Estados Unidos eligió la ciudad donde lanzó su carrera política, Chicago.