"La reconciliación es un acto de fortaleza": Alto Comisionado para la Paz [AUDIO]

Uno de los protagonistas más importantes del gobierno Nacional en los diálogos con el ELN, el alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, estuvo en la capital del Meta, donde habló en exclusiva con el diario EXTRA. Se refirió a la reconciliación y el significado de la visita del Papa Francisco a Colombia.

EXTRA: Vino el Papa y dio un mensaje contundente en Villavicencio sobre la reconciliación, que ningún esfuerzo para la paz es válido si no hay una intención de perdón y reconciliación,  ¿qué opinión le merece ese pronunciamiento?

Rodrigo Rivera: Creo que es muy oportuno. El país ya vivió el momento de los acuerdos que se suscribieron entre el Gobierno y las Farc, se están implementando, pero el siguiente paso  depende de los colombianos, es la reconciliación. El papa dijo que “Sin reconciliación la paz es un fracaso y sabemos que tiene razón, por experiencia propia”.

EXTRA: ¿Por qué tiene razón?

R.R: Porque en más de 200 años de historia hemos tenido recurrentes ciclos de violencia que han terminado en acuerdos de paz perfectos, a medida que silenciaron los fusiles, pero reconciliaciones ausentes o imperfectas y luego otra vez la reaparición de la violencia. Ahora tenemos la oportunidad de cerrar para siempre esos ciclos de violencia, pero eso depende de que nos reconciliemos.

EXTRA: Para usted, ¿qué es la reconciliación?

R.R: Es una decisión de cada quien, de dar un paso hacia el otro que hasta ayer era nuestro enemigo que nos estaba buscando para matarnos. Es un acto que exige una fortaleza superior, no es debilidad.

EXTRA: ¿Hace parte de esa reconciliación aceptar que los cabecillas de las Farc anden con saco y corbata lanzando un nuevo partido político y proyectando su nuevo logo en una catedral como sucedió recientemente?

R.R: Yo creo que sí. Creo que hizo parte de la reconciliación entre liberales y conservadores después de la violencia partidista de mitad de siglo. Pero hubo mucha gente excluida, no hubo un proceso de verdad, no hubo un proceso de justicia restaurativa, simplemente se miró para otro lado. Fue una reconciliación imperfecta. Ahora tenemos previsto un sistema de Justicia Transicional para que se diga la verdad, para que se asuman responsabilidades por los crímenes más graves para que se reciban condenas y bueno penas alternativas, es verdad pero condenas. eso también hizo parte de la reconciliación con el M-19, varios de sus líderes terminaron haciendo política y la gente los acepta como actores políticos sin tener que estar viendo su pasado. Y eso tiene que ocurrir también acá.

EXTRA: ¿Usted espera que el mensaje del Papa va aportar realmente a la reconciliación?

R.R: Sí creo que su mensaje está sacudiendo el corazón de los colombianos, en la medida que está haciendo un llamado que no tiene lógica política sino espiritual, es un mensaje de perdón, de misericordia y segundas oportunidades. Creo que en un país de raíces cristianas como Colombia, ese mensaje puede ser la llave que le faltaba al proceso para el siguiente paso, que es la reconciliación.

EXTRA:  Cambiando de tema, ¿cómo van los diálogos con el ELN, qué balance se puede hacer a la fecha?

R.R: Tuvimos un punto de quiebre muy importante con el anuncio del cese al fuego y hostilidades. Es el primer acuerdo de esa naturaleza que se suscribe con el ELN en toda la historia… vamos a trabajar para que primero, los protocolos que se empiezan a negociar  ya en Quito, sean rigurosos, claros, de modo que garanticen una verificación adecuada. Segundo que el cese al fuego se cumpla de modo que después podamos renovarlo e ir implementando el alcance de ese cese y tercero, trabajar para que la reanudación de las conversaciones en octubre, se pueda avanzar en temas de participación de la sociedad de modo que el proceso avance con más rapidez.