Papa Francisco recordó su visita a Colombia y pidió al país “seguir construyendo la paz”

Es su habitual  catequesis de la Audiencia General de los miércoles en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa Francisco hizo un balance de su visita a Colombia entre los pasados 6 y 10 se septiembre, y veló porque ese primer paso permita seguir construyendo la paz en el país.

Volvió a hacer referencia a los niños, a los jóvenes, y recalcó que si Colombia es capaz de hacer ver a los menores con orgullo, y que son, como lo mencionó antes, “los predilectos de Jesús”, como nación tiene futuro. Además, añadió que el país le “gustó mucho”.

“Una de las cosas que más me ha impresionado en todas las ciudades, entre la gente, los papás y las mamás con los niños, que levantaban a los niños para que el Papa los bendijera, pero también con orgullo hacían ver a sus niños como diciendo: “Esto es nuestro orgullo, esta es nuestra esperanza”. Yo he pensado: un pueblo capaz de hacer niños y capaz de hacerlos ver con orgullo, con esperanza: este pueblo tiene futuro. Y me ha gustado mucho”, dijo el Papa.

Acto seguido, recaló que el lema del viaje, ‘Demos el Primer Paso, hacía referencia al “proceso de reconciliación que Colombia está viviendo para salir de medio siglo de conflictos internos, que ha sembrado sufrimiento y enemistad, causando tantas heridas, difíciles de cicatrizar. Pero con la ayuda de Dios el camino está ya iniciado”.

“Con mi visita he querido bendecir el esfuerzo de este pueblo, confirmarlo en la fe y en la esperanza, y recibir su testimonio, que es una riqueza para mi ministerio y para toda la Iglesia. El testimonio de este pueblo es una riqueza para toda la Iglesia”, prosiguió el Sumo Pontífice.

Finalmente, encomendó al país, nuevamente a su patrona, la Virgen de Chiquinquirá, y en que con ella se seguirá construyendo la paz que el país tanto anhela, y por la que ha esperado demasiado tiempo, todo en el amo, la justicia y la verdad.

“Encomiendo nuevamente a Colombia y a su amado pueblo a la Madre, Nuestra Señora de Chiquinquirá, que he podido venerar en la catedral de Bogotá. Con la ayuda de María, todo colombiano pueda dar cada día el primer paso hacia el hermano y la hermana, y así construir juntos, día a día, la paz en el amor, en la justicia y en la verdad”, concluyó.