Los 20 años del viaducto César Gaviria

Luis García Quiroga

Hay dos obras que identifican a Pereira. El Bolívar Desnudo como obra artística auténtica y emblemática del concepto de libertad en una ciudad que se precia del respeto al derecho ajeno y el pensamiento crítico, incluso cantados en su himno.


La otra es el Viaducto César Gaviria Trujillo, como obra magna de infraestructura, iconográfica y soñada por toda una región, como recién me lo recordaba el ex presidente de la Cámara de Comercio César Alberto Salazar Duque: “Este trancón merece una solución”, frase de combate en una valla ubicada en La Popa en los años 80.


El mito urbano cuenta que en los años 60 un pereirano se la pasaba en la plaza de Bolívar mostrando el diseño de un viaducto entre El Sestiadero y La Popa, los dos puntos visuales que unían a Pereira y Dosquebradas. Hoy, con este caótico e inatajable infarto vial, no queremos imaginar ese paso sin el Viaducto.


Por sus enormes costos, el Viaducto siempre fue una quimera. Costó 50 millones de dólares a precios de 1997 y fue ejecutado por la firma italiana Impregilo.
Fui editor de El Diario y recuerdo la obsesión del dr. Javier Ignacio Ramírez Múnera por el registro paso a paso de la obra, que es el archivo histórico fotográfico más completo del Viaducto.
Vale recordar que el fotógrafo que más imágenes sacó del viaducto fue César Giraldo pero el que más plata le ganó fue Ubaldo Galeano, cuya historia conozco y no cabe aquí, pero que narraremos en otra ocasión.


Si alguien conoce la génesis de la historia del Viaducto es el ingeniero Juan Manuel Buitrago. Con Martha González somos testigos de que siendo presidente Belisario Betancur, llamó al entonces gobernador de Risaralda Germán Gaviria Vélez (QEPD) -de quien fui jefe de prensa- y le pidió que se comunicara con el ministro Bernardo Ramírez, “Matecaña”, ya fallecido. La idea era iniciar estudios para el viaducto. La historia nos la debe la pluma excelsa del dr. Buitrago de quien dicen recorrió el planeta viendo viaductos.


A veinte años del 19 de noviembre de la inauguración del Viaducto, suena raro que a alguien le quepa duda de que haya sido el ex presidente César Gaviria Trujillo el gestor de la obra que con el Bolívar Desnudo, identifican a Pereira ante propios y extraños.


Con sorpresa recibí un correo de Víctor Manuel Ángel, a quien conocí en los años 80 como empresario del sector automotriz y quien tiene una versión según la cual fue el presidente Virgilio Barco el gestor del Viaducto. Le respondí que siendo primero su Ministro de Hacienda y luego del Interior, César Gaviria influyó determinantemente. Y luego siendo Presidente de la República, selló la obra. A César lo que es de César.
garcíaquirogapress@gmail.com