Lo que nos viene pierna arriba

Ernesto Zuluaga

El que especula se equivoca, dice una amiga mía. Cuatro noticias resaltan esta semana en la cotidianidad de los pereiranos, dos de ellas de carácter nacional y dos que hacen parte del cotarro local. Por el inmenso asombro que parecen haber causado entre nosotros me he propuesto comentarlas.


En primer lugar la candidatura a la Presidencia de la República del líder más connotado de las Farc. Le hace mucho daño al país y a nuestras instituciones el que miembros de ese grupo armado incursionen en la política sin haber pasado por la Jurisdicción Especial para la Paz. Soy defensor acérrimo de este mecanismo como herramienta principal de la construcción de la paz en Colombia, pero es una burla el que sin empezar a funcionar se le esté haciendo trampa. Santos sabía que esta justicia transicional era el corazón del proceso de paz pero ha demorado su desarrollo muchos meses hasta el punto en que todavía los colombianos no sabemos cuando empiezan a ejercer funciones. Gaviria se burlaba de la posibilidad de que Timochenko fuese candidato presidencial en estas elecciones y hoy debe estar atragantado con su propia risa y no precisamente porque las Farc puedan ganar, que estoy seguro no sucederá porque los colombianos no somos tan estúpidos, sino porque esa candidatura es un hecho y confirma que el posconflicto es un desastre.


Después de “Panamá Papers” aparece ahora “Paradise papers”, otro escándalo sobre cuentas e inversiones de colombianos en el extranjero. Mal haría yo si saliera a defender a quienes burlen al fisco colombiano pero por lo conocido hasta ahora en este último caso parece ser solamente una cacería de brujas. En Colombia no está prohibido tener negocios o cuentas en el exterior siempre y cuando sean declaradas. Según palabras del vocero de los periodistas investigadores, denominados el Consorcio, se han encontrado vinculados nombres de personajes públicos muy reconocidos pero ningún delito ni tan siquiera alguna irregularidad. Parece entonces “amarillismo” con nombres rimbombantes.


El Megacable le costará a los pereiranos ciento diez mil millones de pesos. Primer round a favor del alcalde pues sus contradictores, ceñidos al estudio de Transconsult, auguraban que costaría casi el doble. Las dos propuestas de las empresas con más experiencia en este tipo de proyectos en el mundo entero así lo corroboran. La disputa apenas empieza.

El deportivo Pereira permanecerá otro año más en la B. No es difícil suponerlo tres días antes de su último partido en el que tendría que ganar por cuatro o más goles a un sólido equipo que acaba de derrotarlo por tres y que tiene gran experiencia en el futbol profesional colombiano y en este tipo de finales. La verdad es que no me asombra la noticia. El equipo conformado para este año dista mucho de otros con los que enfrentamos este mismo torneo en años anteriores. El técnico nunca encontró regularidad, ni logró destacar una línea ofensiva en la que carecimos de un delantero goleador. Así, nunca volveremos a la A y nosotros a ningún Pereira.