Byron Gaviria avanza por peldaños

 

El inicio de los actuales dignatarios de la Junta de Acción Comunal de este sector, ubicado en la comuna Río Otún, no fue fácil, puesto que hay algunas dificultades que solventar. Una de ellas es la instalación de cinco pasamanos, ya que varios residentes se han resbalado especialmente los adultos mayores. Sin embargo, por medio de la administración lograron ubicar tres de estos elementos. “Poco a poco la Alcaldía ha cumplido cada una de nuestras peticiones. Nosotros entendemos que no somos el único barrio con situaciones que resolver, pero las ayudas han llegado”, dijo el presidente de la JAC Miguel Antonio García.

 

De igual manera, requieren la construcción de dos muros de contención, debido a la peligrosidad que representan dos taludes con rocas: uno en  la calle 38 con carrera tercera y el otro  en la calle 39 con carrera segunda bis.

 

Historia de la zona

Según los habitantes, el barrio se constituyó sobre varias lagunas, por lo que actualmente hay un nacimiento de agua en el punto conocido como “La Platanera”, el cual es de gran ayuda cuando hay suspensiones de este líquido vital. 

Así pues, la zona se estableció  por medio de la autoconstrucción, y a través del Instituto de Crédito Territorial obtuvieron el préstamo para la solución de vivienda que tenía un costo de $ 280.000, cuyas cuotas mensuales eran de $ 3.000, luego llegó una amnistía de $ 80.000 para saldar la deuda. Algunos de los fundadores fueron Carlos Trejos, Iván Guzmán, Aleida Escobar y Etelvina Berrío. El sector cuenta con 80 casas.

 

 

Algunas necesidades

 

- La comunidad necesita la restauración de la tubería la cual lleva más de 36 años sin mantenimiento, y que además  están  hechas a base de cemento.  Según los afectados, la empresa Aguas y Aguas por medio de un estudio determinó que la tubería se debe cambiar, pero hasta el momento no han iniciado con las obras. Hay preocupación porque varias de las casas presentan hundimientos y humedad.

 

-  Algunos de los pobladores sacan sus desechos antes que pase el carro recolector de basura, situación que aprovechan los habitantes de calle quienes esparcen los desperdicios por la vía.  

Uno de los puntos críticos se encuentra ubicado en la calle 38 con carrera 4a, en donde arrojan árboles, colchones y escombros. La junta hace un llamado al respeto y a la cultura ciudadana.

 

Reacciones

 

Etelvina Berrío: “Soy una mujer humilde y me siento feliz de vivir en este barrio donde planté mis raíces”.

 

Miguel Antonio García:  “Esperamos más apoyo por parte de la comunidad, para que se integre y sea partícipe en las reuniones de la junta”.