Solidaristas rechazan costear supervisión de Sugef

Las asociaciones solidaristas están dispuestas a ser supervisadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), pero no a asumir el costo administrativo que esto conlleva. 

Raúl Espinoza, presidente del Movimiento Solidarista, dijo que desde el punto de vista económico no sienten que deban asumir ese gasto. 

De momento no existe certeza acerca de cómo funcionaría el modelo, sin embargo los solidaristas consideran que Sugef o el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero, son quienes deben financiar la supervisión. 

“El proceso tiene que ajustarse. Hay que recordar que las asociaciones no tienen fines de lucro y todo lo que sea costo se tendrá que deducir de los excedentes”, indicó. 

En el país hay unas 1.400 asociaciones solidaristas, pero solo 30 se consideran “grandes”. 

Para Espinoza, tampoco sería justo aplicar un costo diferenciado por tamaño de asociación. 

En cuanto a la propuesta de fondo, considera que vendría a mejorar los sistemas de gobierno corporativo y de gestión del riesgo para dar mayor seguridad a los asociados. 

Espinoza señaló que la supervisión no implicará que las asociaciones dejen de realizar otras actividades, como en el campo de los préstamos y bienes raíces. 

“Están fuera de lo normal, pero no son ilegales. Me parece que lo que Sugef quiere evitar es que se salgan de control. Es un tema de gestión, no de limitar actividades”, explicó. 

La información que proporcionen las asociaciones a la Sugef, sería de dominio público, al igual que ocurre hoy con el caso de los bancos. 

De hecho, habría una especie de plataforma donde los datos de cada una se irían subiendo. 

Actualmente, las asociaciones solidaristas tienen un capital estimado en unos $6.500 millones. 

La implementación del nuevo modelo de supervisión se espera dé inicio el próximo año. 

La Sugef está estableciendo tres niveles para supervisar a las asociaciones solidaristas. 

Al primer nivel se integrarían asociaciones que requerirían de una visita al año y entrega de información mensual. Un segundo nivel tendría un seguimiento de indicadores financieros y monitoreo trimestral. En el tercer nivel se encontrarían las que deberían entregar información trimestral o semestral para efectos estadísticos.