El centro estará hoy conectado con Boisaca con buses cada 15 minutos

Armados de cepillos, cubos, paños, botellas de lejía y limpiacristales, cientos de compostelanos acudieron este fin de semana a los cementerios de la ciudad para ultimar detalles de cara al Día de Todos los Santos. Serán miles de personas las que hoy realicen la tradicional visita a los camposantos  de Santiago para recordar y rezar por los familiares y seres queridos que han fallecido, una cita que reúne cada año en la capital gallega a numerosas familias.
Boisaca se convierte en esta fechas en un inmenso manto multicor: miles de flores de diferentes variedades adornan tumbas y nichos. “Es una tradición. Cuando éramos niñas nos traían nuestras abuelas a limpar la sepultura con cepillo y lejía y a poner flores frescas”, señalaban ayer en declaraciones a este diario dos hermanas santiaguesas mientras acicalaban la tumba en la que descansan sus padres. Aunque antiguamente este ritual solía realizarse “el mismo día” de Todos los Santos, ahora se ejecuta en las jornadas previas. “Lo hacemos antes porque así mañana -por hoy- venimos a lo que se llama visitar”. Este ceremonial consiste, apuntaron, en rezar por los difuntos de la familia y también por los conocidos que están enterrados en otros sepulcros. Se trata de una especie de procesión informal entre sepultura y sepultura en la que se va recordando a los difuntos que están enterrados en esas tumbas.

Armados de cepillos, cubos, paños, botellas de lejía y limpiacristales, cientos de compostelanos acudieron este fin de semana a los cementerios de la ciudad para ultimar detalles de cara al Día de Todos los Santos. Serán miles de personas las que hoy realicen la tradicional visita a los camposantos  de Santiago para recordar y rezar por los familiares y seres queridos que han fallecido, una cita que reúne cada año en la capital gallega a numerosas familias.
Boisaca se convierte en esta fechas en un inmenso manto multicor: miles de flores de diferentes variedades adornan tumbas y nichos. “Es una tradición. Cuando éramos niñas nos traían nuestras abuelas a limpar la sepultura con cepillo y lejía y a poner flores frescas”, señalaban ayer en declaraciones a este diario dos hermanas santiaguesas mientras acicalaban la tumba en la que descansan sus padres. Aunque antiguamente este ritual solía realizarse “el mismo día” de Todos los Santos, ahora se ejecuta en las jornadas previas. “Lo hacemos antes porque así mañana -por hoy- venimos a lo que se llama visitar”. Este ceremonial consiste, apuntaron, en rezar por los difuntos de la familia y también por los conocidos que están enterrados en otros sepulcros. Se trata de una especie de procesión informal entre sepultura y sepultura en la que se va recordando a los difuntos que están enterrados en esas tumbas.

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt

Más información en El Correo Gallego (edición papel) y en OrbytMás información en El Correo Gallego (edición papel) y en OrbytMás información en El Correo Gallego (edición papel) y en OrbytMás información en El Correo Gallego (edición papel) y en OrbytMás información en El Correo Gallego (edición papel) y en OrbytMás información en El Correo Gallego (edición papel) y en OrbytMás información en El Correo Gallego (edición papel) y en OrbytMás información en El Correo Gallego (edición papel) y en Orbyt

el correo gallego - diario de la capital de galicia - portada

Fuente: EL CORREO GALLEGO