Denuncian un posible caso de acoso a un grupo gay en el cementerio

pamplona - Varias personas alertaron a Policía Nacional y Policía Municipal de Pamplona la noche del lunes de un posible caso de acoso por parte de una cuadrilla de menores en la trasera del cementerio, un lugar en el que recientemente se denunciaron situaciones de coacción y amenazas hacia un grupo de personas por su condición sexual. Los menores, tras ser identificados, alegaron que fueron a este espacio, denominado El Bosque, con la finalidad de celebrar la noche de Halloween. Estos jóvenes fueron puestos en libertad la misma noche, aunque fueron advertidos de que si volvían a acercarse por dicho lugar o sus inmediaciones serían denunciados.

Los hechos ocurrieron durante la noche del lunes, en la que varias personas se encontraba en una zona de cruising situada en la trasera del cementerio municipal, un lugar al que acuden frecuentemente parejas o personas gays para conocer a personas de su misma condición sexual. Durante la noche, un grupo de jóvenes, todos ellos menores de edad, se acercaron hasta el mismo sitio.

Los denunciantes aseguraron que la finalidad de estos menores era agredir físicamente a alguno de los allí presentes por su condición sexual, una afirmación que, no obstante, los menores negaron cuando declararon ante los agentes de la Policía Municipal de Pamplona. Asimismo, afirmaron que acudieron a El Bosque con el fin de celebrar Halloween y, al ver a un grupo de personas allí, se asustaron, con lo que se armaron con unas ramas de unos árboles que había por el suelo con el fin de defenderse en caso de un posible altercado.

Hasta el lugar se acercaron agentes de la Policía Nacional, dos patrullas de Policía Municipal, que tomaron testimonio a todos los presentes, y otra de Policía Foral. Los agentes patrullaron el lugar durante la noche.

coacciones y amenazas Recientemente, un vecino de Pamplona presentó una denuncia ante la Policía Municipal por las coacciones y amenazas a homosexuales sufridas en esta misma zona de cruising situada en la trasera del cementerio municipal. Según denunció el pamplonés, las personas que acuden normalmente a este tipo de lugares son objeto de insultos, vejaciones o se ven atacados desde los vehículos aparcados en las proximidades por parte de grupos de jóvenes. Asimismo, esta persona agregó que este tipo de situaciones son un problema cada vez más frecuente al que se enfrentan los grupos de personas homosexuales que acuden a estas zonas. - D.N