La banca acelera la reducción de su red en Navarra y cierra otras 14 oficinas entre enero y junio

PAMPLONA. La banca española vuelve a acelerar en su política de cierre de oficinas bancarias. En los seis primeros de 2016, ha clausurado otros 14 locales en Navarra y no serán los únicos. Todas las entidades, pese a que defienden el papel de la sucursal convencional, destacan la necesidad de ganar en eficiencia y adelgazar una red que ya ha perdido casi una cuarta parte de su tamaño máximo.

“El papel de la oficina va a ser relevante durante mucho tiempo, pero con un rol diferente”, señaló la semana Francisco González, presidente del BBVA, durante una visita a una sucursal en Barcelona. Sus palabras parecían tratar de calmar a una plantilla que asiste a la integración de Catalunya Caixa, lo que está generando algunas molestias entre los clientes, y sobre la que periódicamente se ciernen sombras de despido. No es la única entidad. Popular, con la acción por debajo del euro, ha planteado la salida de casi 2.900 personas y tanto Santander como CaixaBank continúan concentrando su red, apostando por oficinas de mayor tamaño y donde el asesoramiento personalizado ha sustituido a la mayor parte de las ventanillas convencionales. Y todas aquellas operaciones sencillas son derivadas a unos cajeros no solo automáticos, sino cada vez más inteligentes.

Todo ello, junto al auge de la banca móvil, explica unos números que marcan una pauta clara. De las 719 oficinas que llegó a haber en 2008 en Navarra, se ha pasado a las 556 que recogían las series del Banco de España en junio. Y los 14 cierres entre enero y junio suponen además que el proceso ha vuelto a tomar velocidad. En todo 2015 solamente se cerraron cuatro oficinas, frente a las 19 de 2014, las 23 de 2013 y las 61 de 2012. La compra de Caja Navarra por parte de CaixaBank, efectuada en la primavera de 2012, disparó un proceso que había arrancado con el comienzo de la crisis.

Los planes de Banco Popular pasan por cerrar al menos otras siete oficinas en Navarra, del medio centenar con el que sigue contando. La reducción de personal afectaría además a una tercera parte de la plantilla y supondría la práctica desaparición de la dirección territorial que el banco conservaba en Navarra desde la absorción definitiva del Vasconia en 2008. No es la única dirección territorial que habrá desaparecido en estos años. Santander ha dejado también muy disminuida la que mantenía en la Plaza del Castillo y, de los grandes bancos, solo CaixaBank mantiene una dirección territorial propia en Navarra.

Esta pérdida de centros de decisión es solo una consecuencia más de un proceso en realidad muy largo. Navarra contaba a finales del pasado siglo con cuatro entidades diferentes con sede social en Navarra: las dos cajas de ahorros, hoy desaparecidas, Banco de Vasconia y Caja Rural. Hoy solo permanece la última de ellas, que, al igual que Laboral Kutxa, tampoco ha acometido una reducción significativa de su red. Pese a ello, el sector se ha dejado en la Comunidad Foral cerca de un millar de empleos, si bien la mayor parte de las salidas se ha efectuado de modo poco traumático. Solo en el último año, los bancos han recortado otros 150 puestos de trabajo y, junto a las aseguradoras, apenas se acercan ya a los 4.000 empleados.

Navarra, con un 23% de la red cerrada, no se cuenta en cualquier caso entre las comunidades y provincias que más ha visto reducir su red de entidades financieras. Castellón o Barcelona, por ejemplo, superan el 40% de los cierres, con lo que prácticamente han dejado a la mitad su red. La media española se sitúa en un 35% de cierres desde 2008 (de 46.221 a menos 30.000 en la actualidad. Y las previsiones apuntan a que en los próximos años seguirá la misma tendencia.

Las previsiones apuntan a que, desde ahora y hasta 2020, se cerrarán en España más de 4.000 sucursales, por lo que la red de oficinas rondaría las 25.000, una cifra similar a la que había a comienzos de los años 80, cuando las cajas aún no habían comenzado a abrir sucursales fuera de su territorio de origen.

las cifras

164

oficinas de caixabank. Desde la absorción de Caja Navarra, CaixaBank ha ido cerrando paulatinamente oficinas, hasta quedar en estos momentos en 164. En 2008, Caja Navarra y la Caixa superaban en Navarra las 220 oficinas. Su red es la más nutrida, por delante de Caja Rural.

4

oficinas cerradas al día. Tras tocar techo en septiembre de 2008, el número de oficinas en España no ha hecho sino disminuir, con cambios en la intensidad. En 2016, el ritmo se ha acelerado: 1.151 en nueve meses.