Barcelona recupera su perfil progresista según la encuesta municipal de valores sociales

CARLA MERCADER

Los barceloneses que se consideran progresistas crecen del 34,6% al 48,3% en cuatro años.Este aumento es fruto de que se volvieron más conservadores cuando la crisis fue más acusada.Crece la aceptación de la diversidad familiar y la inmigración. 

La sociedad barcelonesa ha recuperado su perfil progresista tras mostrarse más conservadora en el periodo más acusado de la crisis económica. Así lo señala el profesor de Ciencias Políticas de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB)

Oriol Bartomeus, tras analizar los resultados de la encuesta municipal de valores sociales, que se elabora cada cuatro años y que presentó ayer el Ajuntament. El sondeo, realizado en el año 2014, muestra que un 48,3% de las personas consultadas se consideran progresistas o muy progresistas, 13,7 puntos porcentuales más que en 2010 (34,6%). Por contra, un 24,9% se definen como conservadoras (39,7% en el año 2010), mientras que un 26,8% se sitúa en una posición central (25,7% en 2010).

Aceptación de la diversidad familiar

Otro de los aspectos que señala que los barceloneses están ahora más cercanos a ideas más avanzadas es su mayor grado de aceptación de la diversidad familiar. Por ejemplo, a un 75% de los encuestados les parece bien que una pareja de gays adopte un hijo, 13 puntos porcentuales más que en 2010 (62%), y un 76% ven con buenos ojos que lo haga una pareja de lesbianas, también 13 puntos más que en 2010 (63%). Además, un 84% aceptan que una mujer decida ser madre sin pareja, mientras que este porcentaje era del 80% cuatro años antes.

La encuesta también refleja que un 83% de las personas consultadas está a favor del matrimonio homosexual, 10,5 puntos más que en el año 2010.

En cuanto a la inmigración, el estudio muestra que un 83,1% cree que es mejor que en un país convivan personas de costumbres y tradiciones diferentes (69,5% en 2010) y que un 35,4% considera que los países ricos deberían acoger a gente que no puede tener una vida digna en su país de origen (31,1% en 2010).

Por otro lado, el 47,4% de los encuestados se declara no creyente o agnóstico, mientras que este porcentaje era del 36,7% en el sondeo anterior.

Otro de los resultados del sondeo es que un 69,4% está de acuerdo con que tener hijos es un obstáculo para la carrera profesional de las mujeres (51,4% en 2010), mientras que los que consideran que también lo es para la de los hombres son el 8,3%.

Respecto a la conciliación de la vida laboral y familiar, crecen las personas que prefieren un horario que les permita dedicar tiempo a los suyos y a sí mismo antes que un trabajo reconocido y con un buen sueldo, del 72,5% en 2010 al 76,3% en 2014.

Una ciudad con valores positivos

El consistorio también presentó ayer un estudio cualitativo, hecho a partir de entrevistas grupales, sobre los valores que predominan en Barcelona. Este muestra que se imponen los positivos. Se considera la ciudad «abierta, tolerante, moderna, culta, innovadora y organizada».