Aleñá salva al Barça de la derrota

El FC Barcelona no ha podido esta noche pasar del empate en su debut copero ante el Hércules en el Estadio José Rico Pérez de Alicante. El partido ya se presumía ‘incómodo’ para los azulgrana, tanto por la diferencia de categoría con el rival y como por lo inoportuno de la colocación del partido en el calendario, con un Clásico ante el Real Madrid, el próximo sábado en el Camp Nou, a la vuelta de la esquina, pero pocos esperaban que el conjunto azulgrana no fuera capaz de llevarse la victoria de tierras alicantinas.

Como era de esperar, y más después de ver como la mayoría de los ‘pesos pesados’ se quedaban en Barcelona fuera de la convocatoria, Luis Enrique presentó muchas novedades en el once inicial, entre ellas, el retorno de Aleix Vidal a una titularidad después de más de dos meses y medio, la presencia de tres jugadores del filial (Borja López, Carbonell y Aleñà, todos ellos, debutantes con el primer equipo en partido oficial) y de Paco Alcácer en la punta de ataque del conjunto barcelonista. Además, el técnico asturiano optó por Arda y Rafinha para acompañar en ataque al de Torrent, y colocó a Denis y Aleñà como interiores a pierna cambiada.

Quizás demasiados cambios para un equipo que no se encuentra en su mejor momento anímico tras un par de malos resultados y que en los minutos iniciales del encuentro se contagió del frío ambiente reinante en las gradas del Estadio José Rico Pérez de Alicante, que presentaban una media entrada al arrancar el encuentro. A pesar de que el conjunto azulgrana intentó tener el control del balón, las ocasiones no llegaban.

El 5-4-1 planteado por Tevenet, tampoco ayudaba a los azulgrana a encontrar líneas de pase. El técnico local copió la táctica utilizada con éxito por el Alavés, y más recientemente el Málaga, de colocar el ‘autobús’ atrás y esperar alguna contra.

Ante este escenario, no fue hasta el min.9 que Alcácer, con muchas s ganas de agradar, ejecutó un lanzamiento de falta que Buiges desbarató con más problemas de los previstos.

A partir de ahí, el partido vivió unos minutos de ligero dominio azulgrana, que gozó de varias ocasiones, la más destacada de ellas tras un saque de esquina botado por Denis, que desvió un defensa y el balón le llegó muerto a Alcácer, que, algo falto de confianza, no acertó a rematar entre los tres palos. El ex del Valencia volvió a tener el 0-1 en sus botas al llegar a la media hora de juego, pero su remate salió muy desviado ante la salida de Buiges. Por momentos, da la sensación de que el de Torrent puede estar noches enteras sin estar, tan siquiera, cerca de lograr su primer gol como azulgrana.

Y por si fuera poco, en los compases finales de la primera mitad volvieron a manifestarse los problemas de los de Luis Enrique para sacar el balón desde atrás, lo que provocó un par de ocasiones consecutivas para el Hércules, ambas en las botas de Gaspar, que acabaron en nada gracias a la zaga azulgrana.

Entre sorprendidos e ilusionados, los aficionados locales se arrancaron con tímidos arranques a ritmo de ‘olés’ ante la salida del balón de su equipo. Un remate de cabeza ligeramente desviado del central Rojas sirvió para que el público despidiera a su equipo entre aplausos camino del vestuario. El 0-0 ante todo un Barça, por muchas ausencias que tuviera, bien se lo merecía.

Y como si el guión lo hubiera escrito un ferviente seguidor del Hércules, el arranque de la segunda mitad no pudo ser mejor para los locales: lanzamiento de falta del omnipresente Gaspar, que paró sin problemas un acertado Cillessen, y a la jugada siguiente, gol de Mainz (min.52) con el pecho tras un preciso centro de Salinas. 1-0 y los peores fantasmas azulgranas sobrevolaron el Rico Pérez.

Hasta que apareció Aleñà (min.58), sin duda, la sorpresa agradable del encuentro y mucho más cómodo tras su retorno al interior izquierdo, que se sacó un espectacular zurdazo desde fuera del área ajustado al palo ante el que nada pudo hacer Buiges. Un auténtico golazo. Mejor debut, imposible. El de Mataró demostró, en su estreno con el primer equipo, que es una opción muy a tener en cuenta para Luis enrique.

Tras el gol de Aleñà, el Barça disfrutó de unos buenos minutos, saldados con sendas ocasiones para Digne y Cardona, máximo goleador del filial, que por poco también marca en su debut oficial.

De aquí al final del partido, dominio posicional azulgrana, favorecido en parte por el conformismo de un Hércules encerrado atrás, pero sin crear apenas ocasiones de gol, algo demasiado habitual en los últimos encuentros.

Si este partido debía servir para que los menos habituales se reivindicaran, el equipo volviera a la senda de la victoria y convertir el partido de vuelta del próximo 21 de diciembre en un mero trámite, lo cierto es que ayer en Alicante no se consiguió ninguna de las tres cosas. El debut de los cinco canteranos desplazados a Alicante, la única nota positiva. Y por si fuera poco, el sábado llega el Real Madrid, líder de la Liga, al Camp Nou.