Muere el cineasta George A. Romero, padre del género zombi, a los 77 años

El legendario cineasta George Andrew Romero, quien fundara el conocido como «género zombi», falleció este domingo a los 77 años, según confirmó su familia. El director sufría de un grave cáncer de pulmón desde hacía unos meses. Romero fue uno de los principales impulsores del mundo zombi en el cine. Nacido en 1940, a sus veintiocho años ya rodó la que fuera la película de terror por excelencia de muertos vivientes, «La noche de los muertos vivientes» (1968), un clásico de terror de bajo presupuesto (costó poco más de 100.000 dólares de la época) con un mensaje político de crítica hacia el racismo que por aquel entonces estangulaba a la sociedad americana. Su éxito influyó en cineastas como David Cronenberg, John Carpenter, Tobe Hooper, Wes Craven y Dario Argento, todos iconos del terror de los años 60, 70 y 80. Romero siempre se mantuvo fiel al género que fundó: a «La noche de los muertos vivientes» le siguieron las emblemáticas «Zombi» (1978) y «El día de los muertos» (1985). A pesar de que sus últimos trabajos no fueron recibidos con el mismo ímpetu que sus películas de juventud, la reciente serie «The Walking Dead» revitalizó un género prácticamente extinto y puso de relieve, una vez más, la relevancia de un cineasta que vivió por y para el cine. Según informaba el productor Peter Grunwald a Los Angeles Times, el cineasta falleció mientras escuchaba la banda sonora de «El hombre tranquilo» de John Ford, una de sus películas favoritas, junto a su mujer, Suzanne, y su hija, Tina. Una leyenda apartada del circuito comercial La figura de Romero, un hombre de casi dos metros de altura de cara afable, enormes gafas de pasta negras y coleta gris, se ha convertido en un mito. Hasta el mundo de los videojuegos, con «Call of Duty» a la cabeza, tomó su figura como emblema. Sin embargo, a pesar del respeto incondicional profesado por los fans del terror, sus trabajos en el cine fueron cada vez más escasos, siendo 2009 la fecha de su último estreno. Hay quien achaca a la falta de originalidad que las últimas películas de Romero no tuviesen el mismo éxito que su trilogía de los muertos vivientes. Nadie puede negar que el «cine zombi» sea eso: cine de zombis. Pero la fidelidad a un género que él mismo fundó fue ejemplar.«La tierra de los muertos vivientes», «El diario de los muertos» y «La resistencia de los muertos» oscilaron en torno a la idea medular de sus primeros trabajos: muertos vivientes que se levantaban de sus tumbas para sembrar el pánico, siempre con un contexto de crítica social que él mismo calificaba de «sociopolítico». Sad to hear my favorite collaborator--and good old friend--George Romero has died. George, there will never be another like you.— Stephen King (@StephenKing) 16 de julio de 2017Conocidos son los ataques que Romero lanzó contra la serie «The Walking Dead» o la superproducción «Guerra Mundial Z», a las que denostó por estar vacías de contenido y ser un mero pretexto para poner zombis en las calles para sembrar el caos. El éxito de los caminantes de AMC le jugó malas pasadas al director, que vio frustrados varios proyectos debido a la saturación de estos seres en la parrilla televisiva y cinematográfica. A pesar de ello, recuperó cierto prestigio gracias a la actualidad que supuso que los putrefactos cadáveres andantes volvieran a estar en boga.

play, cine y películas, noticias de cine

Fuente: ABC