Miles de personas arropan a la Policía en su vuelta al desfile por el Día de la Fiesta Nacional

Banderas de España y gritos de «Viva el Rey». El desfile de la Fiesta del Día Nacional ha transmitido un mensaje de unidad apenas dos días del enésimo órdago secesionista: la declaración de Puigdemont en el Parlament catalán. Los Reyes, acompañados por sus dos hijas, han presidido un desfile al que ha asistido todo el Gobierno –excepto el ministro de Economía, Luis de Guindos, de viaje en Washington–, las más altas autoridades del Estado y los líderes de los principales partidos políticos excepto el de Podemos, Pablo Iglesias, que ha delegado la representación de su formación en su portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra, y la diputada morada miembro de la Mesa de la Cámara Baja, Gloria Elizo. En la tribuna de invitados y autoridades se ha podido ver a los políticos compartiendo conversación antes de que llegaran Felipe VI y Letizia. Ha sido el caso del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quienes han estado un rato hablando antes del desfile. También se ha formado un corrillo en que han participado el expresidente Felipe González y los presidentes de Asturias, Javier Fernández; de Aragón, Javier Lambán; y de Andalucía, Susana Díaz. La respuesta de los ciudadanos ha sido masiva y los madrileños han respondido con 'vivas' a España, al Rey e incluso al presidente del Gobierno. Además, la unidad motora de la Policía Nacional, que participaba por primera vez en este desfile, ha sido una de las más aplaudidas. Ha sido la principal novedad de esta edición. Gracias a un acuerdo entre el Ministerio del Interior y el de Defensa, el CNP regresa al desfile de la Fiesta Nacional más de 30 años después de su última intervención, un homenaje, dicen los agentes del Cuerpo, especialmente dedicado a sus compañeros desplegados en Cataluña. Además, este año, y por primera vez en la historia del desfile, se ha sumado al recorrido el Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid como reconocimiento a su labor.-Redacción- También ha tenido mucho éxito la Guardia Civil y, como es habitual, la unidad de la Legión acompañada por su tradicional mascota, una cabra de nombre Rocco en esta ocasión. La parada militar ha durado casi una hora durante la cual han desfilado casi 4.000 militares y 78 aeronaves. La jornada ha comenzado con el izado de la bandera nacional, que ha llegado al suelo de manos de un miembro de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (PAPEA).