Llegan a Madrid los restos mortales de José Manuel Maza

Los restos mortales del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, fallecido este sábado de forma repentina en Buenos Aires, han llegado esta madrugada al aeropuerto de Madrid-Barajas en un vuelo regular de Air Europa.

El vuelo AEA042 de la compañía española, procedente del aeropuerto bonaerense de Ezeiza, tomó tierra en Barajas a las 4.55 horas de hoy tras un viaje de once horas.

La repatriación del cuerpo de Maza, que se ha realizado en estricta intimidad por respeto a la familia, se produjo una vez cumplimentados todos los trámites legales, gestionados por la embajada española en el país austral y el Gobierno de Argentina.

La Fiscalía General del Estado abrirá hoy una capilla ardiente para despedir al fiscal general del Estado, por la que pasarán las principales autoridades políticas y judiciales del país, entre ellos el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, que lo hará a las nueve de la mañana.

También se da por segura la presencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han informado fuentes del Ejecutivo.

La capilla estará abierta desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde en la sede de la Fiscalía General del Estado, con entrada en el número 17 del paseo de la Castellana.

Maza, de 66 años, que a principios de la pasada semana inició una visita oficial a Argentina y Uruguay, falleció el pasado sábado tras varios días internado en una clínica del centro de Buenos Aires, a consecuencia de un proceso infeccioso renal agravado por una patología crónica.

El hijo del fallecido llegó a la capital argentina el domingo para decidir sobre los detalles de la repatriación del cuerpo, al que no se le realizó autopsia por tratarse de una muerte por causa natural.

En la tarde del mismo día, los restos mortales fueron llevados de la clínica a la funeraria encargada del proceso hasta el traslado al aeropuerto y el embarque en el avión.

argentina, uruguay, tribunal supremo, mariano rajoy, madrid, consejo general del poder judicial, repatriación

Fuente: EL MUNDO