Siete detenidos por desórdenes en una discoteca de Madrid tras la colocación de una bandera de España

Agentes de la Policía Nacional han detenido a siete hombres, todos ellos mayores de edad, acusados de propinar puñetazos y golpes, y arrojar mobiliario urbano a varios jóvenes que estaban esperando en la cola del Teatro Barceló, en la capital, donde se estaba colocando una gran bandera de España en la fachada del edificio. En el local se ponía el himno de España para defender la unidad del país frente al independentismo, han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 13 de octubre, coincidiendo con la colocación por parte de la discoteca (la antigua Pachá) de una bandera nacional gigante en la fachada, con la que se quería mandar un mensaje "integrador" bajo el lema 'España somos todos', según sus responsables.

Según una nota de la Policía, los detenidos están acusados de un delito de desórdenes públicos con el agravante de motivación ideológica, dado que, aparentemente estaban a favor de la independencia en Cataluña y se dedicaron a pegar a los que estaban en la cola para asistir a la sesión del día.

La investigación se inició a raíz de los hechos ocurridos en la madrugada del 13 de octubre, cuando un grupo formado por al menos siete individuos propinaron puñetazos y patadas a varios jóvenes llegando incluso a arrojarles objetos del mobiliario urbano. La policía cree que los agresores acudieron al establecimiento porque asistían otros jóvenes de ideas contrarias a su ideología. Los agentes lograron identificar y localizar a siete individuos implicados en los hechos que fueron detenidos en sus domicilios ubicados en la Comunidad de Madrid y en Guadalajara.

Todos ellos han sido puestos a disposición de la autoridad judicial. La investigación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.

banderas nacionales, discotecas, independentismo, símbolos políticos, incidentes, detenciones, salas fiestas, cataluña, tiempo libre, ideologías, sucesos, proceso judicial, política, españa, justicia, estilo vida

Fuente: EL PAÍS