Policía, bicampeón olímpico, padrazo y ganador de 'MasterChef celebrity': así es Saúl Cravioto

El foco mediático se ha colocado sobre Saúl Craviotto después de ganar la segunda edición de Masterchef Celebrity después de superar en el duelo final a Silvia Abril. José Corbacho y Patricia Montero se quedaron por el camino.

Pese a ser bicampeón olímpico, era el gran desconocido del concurso de TVE ya que, desgraciadamente, el piragüismo es un deporte que solo abre los informativos cada cuatro años. Pero este gigantón -mide 1,92 y pesa 98 kilos- de ojos verdes ha conquistado a la audiencia por su naturalidad, su trabajo y su capacidad de esfuerzo.

Como en el deporte, Craviotto se ha esforzado al máximo para vencer, y eso que no tenía demasiados conocimientos culinarios. Antes de entrar en los fogones de MasterChef, se entrenó junto al prestigioso cocinero Marcos Morán en su restaurante Casa Gerardo, que cuenta con una estrella Michelín y tres soles Repsol).

Fue gracias a su padre y a su tío que Saúl se decantara por el piragüismo dejando de lado el fútbol y el kárate. A los 15 años se trasladó a Madrid para dedicarse en cuerpo y alma a ser palista y, al mismo tiempo, consiguió sacarse las oposiciones de Policía Nacional a los 19 años obteniendo una plaza en Gijón.

Tocó la gloria en Pekín 2008 ganando el oro, la plata en Londres 2012 y otro oro y el bronce en Río 2016. Los cuatro metales le convierten en el tercer español más laureado en la cita por detrás del también piragüista David Cal y del ciclista Joan Llaneras. Ahora, a sus 31 años, sueña con colgarse otra presea en Tokyo 2020.

En 2013 se casó con Celia García Alvárez, diseñadora y arquitecta de interiores y estudiante de Dietética, tras pedirla matrimonio el día después de ganar una plata en Londres. Aunque no hincó rodilla, fue igual de emocionante: "Íbamos andando, paré para sacar el anillo y se lo pedí. No me puse de rodillas, no fue cursi. Ella se emocionó y yo estaba muy nervioso y eso que sabía que me iba a decir que sí seguro". Como curiosidad, sus amigos le regalaron una piragua llena de gominolas.

En Masterchef ha demostrado ser todo un padrazo. En 2014 fue papá de una niña, Valentina, y en diciembre lo será por segunda vez. Por eso, ha querido demostrar lo aprendido en el concurso culinario de TVE preparando todo tipo de caprichos para su mujer, desde tartas a bizcochos.

Por otra parte, el bicampeón olímpico fue uno de los deportistas españoles que se posicionaron respecto a la DUI de Cataluña: "Soy Policía Nacional, con toda mi familia en Lleida y me siento orgulloso de ser catalán y español". También opinó sobre lo ocurrido el 1-O: "Me cayeron muchas lágrimas por lo que estaba ocurriendo en mi querida tierra. Por supuesto que no me gustó ver estas imágenes y deseo con todo el corazón que no se repitan".