El fiscal pide 6 años de cárcel para Francis Franco por embestir un coche de la Guardia Civil

El Juzgado de los Penal número 1 de Teruel ha fijado la fecha del juicio oral contra Francis Franco Martínez-Bordiú por el incidente ocurrido en abril de 2012 en esa provincia turolense. El fiscal solicita para él un total de seis años de prisión por los delitos de atentado a la autoridad, contra la seguridad vial y de daños. Según ha informado este miércoles el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, el juicio se celebrará los días 22, 23 y 24 de enero de 2018.

Para el nieto de Franco el ministerio fiscal pide cuatro años de cárcel por un delito de atentado a la Guardia Civil; un año de prisión y privación del permiso de conducir durante tres años por el delito contra la seguridad vial; un año de cárcel y multa de 20 meses a 40 euros diarios por el delito de daños, y por falta grave de lesiones 40 días de multa con una cuota de 40 euros. Igualmente tendrá que indemnizar a un agente de la Guardia Civil con 1.500 euros y a la dirección de la Guardia Civil con 2.720 euros por los daños en un vehículo oficial.

También se sentará en el banquillo de los acusados Silviu Nicolae R. que aquel día circulaba como copiloto con Franco, al que el fiscal acusa de un delito de atentado contra agentes de la Guardia Civil y para el que pide dos años de prisión. Ambos ocupaban el vehículo que aquel día de abril de 2012 huyó de la Guardia Civil tras darles el alto y que acabó embistiendo a la patrulla.

El delito contra la seguridad vial es por conducción temeraria, al circular por pistas forestales y carreteras secundarias con las luces apagadas y a gran velocidad. Según el auto del juez instructor de Calamocha (Teruel), Francis Franco conducía el vehículo, propiedad de una de sus empresas, que interceptaron los agentes entre las 7.00 y las 7.30 horas de la mañana del 30 de abril de 2012 y que circulaba con las luces apagadas.

La patrulla les indicó entonces con señales luminosas que se detuvieran pero, por el contrario, los ocupantes del coche comenzaron "una huida a gran velocidad sin respetar las distintas señales de tráfico". Comenzó así una persecución hasta que el coche se detuvo en un camino entre las localidades de Collados y Lagueruela. Tras detenerse el vehículo oficial detrás del coche implicado, los agentes observaron a dos individuos "que resultarían ser" Francisco Franco como conductor y Silviu Nicolae R. como copiloto.

Los agentes vieron entonces que "éste último exhibía la funda de un arma larga de fuego", relata el auto. Uno de los agentes advirtió entonces a los ocupantes del vehículo que depusieran su actitud, pero entonces el conductor inició "una maniobra de marcha atrás" y colisionó contra el vehículo oficial, arrastrándolo, para darse después a la fuga. Los agentes encontraron después el vehículo abandonado y cerrado en el término de Bea.

Como consecuencia del choque, el vehículo oficial sufrió daños por valor de 2.720 euros y un agente lesiones de "cervicalgia y contractura paracervical", por lo que está personado en el caso como acusación particular. De las declaraciones tomadas durante la instrucción, el juez determinó el sobreseimiento de la causa contra Marius Toader Olteanu, acusado por Franco de ser quien conducía el vehículo esa noche, puesto que tanto él como Silviu R. declararon que el primero se encontraba en Rumanía cuando ocurrieron los hechos. Rosca exculpó a Toader en su segunda declaración ante el juez, puesto que en la primera había corroborado la versión de Franco, que presentó además durante la instrucción pruebas y testigos que avalaban que esa noche estaba en Madrid.