"Nunca la letra impresa de un libro había sido tan subversiva y liberalizadora"

Cuando el mundo se ha convertido en una orgía de irracionalidad, nacionalismo cavernícola y odio interreligioso, el único refugio está en las páginas de un libro. En este rincón del mundo tan soberbio de pronto vamos de modernos y despreciamos el olor y el tacto del papel. Hemos entrado en una era digital que en muchos sentidos nos retrotrae a la Edad del Bronce;en el modo de relacionarnos y de gestionar los afectos, por ejemplo. Pero hay lugares en el planeta, como los valles perdidos del Punjab paquistaní, en los que llevar un libro te convierte automáticamente en 'sospechoso' y te pone en el punto de mira de los yihadistas. Nunca la letra impresa había sido tan subversiva y liberalizadora.