El Huesca, "con los pies en el suelo"


Euforia moderada. Ese es el lema al que parece haberse acogido en las últimas semanas la plantilla de la SD Huesca. El buen momento que atraviesa el conjunto oscense, instalado por primera vez en su historia en puestos de ascenso directo a Primera División, no ha desviado ni un solo milímetro el rumbo de un grupo que, desde la humildad, confía en hacer algo grande. De momento, el equipo de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ ha retomado este miércoles la actividad en la ECA con la habitual normalidad que rodea al equipo, después de haber iniciado la semana rompiendo la maldición de vencer al Real Zaragoza por primera vez en su historia como Sociedad Deportiva Huesca. El técnico, nada más concluir el encuentro, fue el primero en rebajar el entusiasmo que se había instalado en El Alcoraz. "Vamos a disfrutar un día y el miércoles, al lío", dijo Rubi.

A ese discurso, al de "conseguir primero los 50 puntos y después ya veremos", parece haberse unido una plantilla que este miércoles, en palabras de David Ferreiro, reforzó la tesis planteada desde los principales estamentos del club. "Ahora mismo estamos muy tranquilos, solamente pensamos en sumar de tres en tres. Queda muchísima liga y sabemos de las dificultades. Estamos en una racha positiva pero conocemos la categoría y sabemos que en cualquier momento puede venir una negativa. Debemos tener los pies en el suelo y seguir compitiendo como lo estamos haciendo", explicó el extremo gallego.

Él fue, consecuencia de la repentina lesión de Vadillo, uno de los artífices del triunfo azulgrana el pasado lunes. De hecho, de sus botas salió, entre otros, el pase del gol que inauguró el marcador ante los de Natxo González. Un preciso envío a la frontal del área pequeña que Melero, ante la mala salida de Cristian Álvarez, mandó al fondo de la red. "Tenemos ganas de demostrar que podemos ser importantes, el míster así nos lo transmite. Cada fin de semana puede haber un once diferente y nosotros entrenamos para poder salir a jugar. Es complicado estar cinco partidos sin jugar, pero ahora hay que pensar en que puede darse así", expresó Ferreiro, en referencia al menor número de minutos que está disfrutando esta temporada (390). "El sistema requiere que haya más mediocentros y los de banda estamos siendo más sacrificados en ese aspecto. No he tenido mucho protagonismo, pero todavía quedan muchos partidos por delante", apostilló con optimismo.