Croacia observa a Modric y confía en Rakitic

Para Luka Modric, la mayor estrella que ha dado el fútbol croata desde que su país alcanzase el tercer puesto en Campeonato del Mundo de Francia en 1998, tener que jugarse el todo o nada —siendo el todo el pase a una repesca mundialista—, ante Ucrania en la última jornada de la fase de grupos, era algo “catastrófico”. El inesperado empate ante Finlandia (1-1) que entregó el pase directo a Islandia y generó el match point, amplió su dramatismo con la destitución fulminante del seleccionador Ante Cacic por parte de Davor Suker, presidente de la federación croata, días antes del partido decisivo. Con Zlatko Dalic en el banquillo, la selección balcánica se impuso con un doblete de Kramaric y este jueves (20.45, Movistar Fútbol, Nitro) disputará frente a Grecia en Zagreb el encuentro de ida de la eliminatoria mundialista.

Si hay algún jugador que pueda hablar con tanta contundencia de su selección y no convertirse en una especie de hereje para sus aficionados es Modric, que a sus 32 años y aunque no atraviese su mejor momento, sigue siendo el pilar sobre el que se sostiene un equipo con buenos mimbres pero malas costuras. A pesar de contar con la baja de Kovacic, Rakitic y Badelj otorgan criterio a un centro del campo que, sin embargo, sintoniza con intermitencia con el ataque. Los italianos Kalinic (Milan), Perisic (Inter) y Mandzukic (Juventus), acumulan ocho goles de los 15 totales, siendo el ex del Atlético el pichichi con cinco. Sin embargo, la entrada de Kramaric ha ampliado el repertorio ofensivo de un bloque que mantiene el 4-2-3-1 como esquema de juego invariable, también para su nuevo técnico.

“Todos sabemos lo que es Grecia y cuál es su estilo de juego. Mantendrán un fuerte bloque defensivo que trataremos de atravesar lo más pronto posible. No será fácil”, advirtió Kramaric, del Hoffenheim, que tendrá enfrente a jugadores como Papadopoulos (Hamburgo) y Papastathopoulos (Dortmund), colegas de la Bundesliga. “Papastathopoulos es uno de los rivales más difíciles contra los que he jugado. Es rápido, tiene buena técnica y no será fácil chocar contra su defensa, pero Croacia es mejor equipo y tenemos que demostrarlo en el campo e ir al Mundial”, se sumó también Ante Rebic, nueve del Eintracht. “Respeto a Grecia. Será una eliminatoria difícil, pero soy optimista, creo en mi equipo”, aseguró Dalic tras conocerse el resultado del emparejamiento en el sorteo celebrado en octubre.

Sin goles en el casillero

El rendimiento actual de Modric preocupa en Croacia. El medio del Madrid no pasa por su mejor momento, y sus números lo reflejan. En los 13 partidos que ha disputado con la camiseta blanca no ha sido capaz de marcar, y solo ha entregado una asistencia. Tampoco lo ha hecho mejor con la elástica de rombos, con la que tampoco se ha estrenado como goleador. Un bagaje productivo muy escaso para un jugador que por tercera temporada consecutiva ha sido incluido en el mejor once de la FIFA, y que ha llevado a Zidane a dosificar sus apariciones en Liga, dejándole en el banquillo en tres de los últimos seis encuentros.

Rakitic, un fijo para Valverde en el centro del campo del Barcelona (un gol y tres asistencias), se erige ahora como el encargado de devolver la pujanza competitiva a una selección que se ha enfrentado a Grecia en cuatro ocasiones, sin que conste ninguna derrota en el histórico de los balcánicos.

mundial 2018, selección fútbol croacia, selección fútbol grecia, selección croata, mundial fútbol, selecciones deportivas, copa del mundo, campeonato mundial, fútbol, competiciones, deportes

Fuente: EL PAÍS