Miles de personas marchan en Bruselas por la independencia de Cataluña y en contra de la UE

Miles de personas llegadas de toda Cataluña , más de 45.000 según la policía local, se han concentrado este jueves en Bruselas para apoyar y acompañar al ex presidente Carles Puigdemont y los cuatro ex consellers que le acompañan desde el 30 de octubre. Para defender la declaración de independencia, la búsqueda de una república y para tratar de hacer cambiar de opinión a las instituciones europeas y los Estados miembros. En la cabecera, una enorme pancarta pidiendo "libertad para los presos políticos".

El color amarillo, teñido de azul y rojo, es sin duda el predominante en el corazón europeo de Bruselas. Mucho antes del inicio oficial de la manifestación, miles de esteladas, bufandas, lazos y consignas han tomado las calles. En un ambiente festivo y distendido, Puigdemont se ha dado un baño de masas a su llegada, poco antes de las 11.30, a la zona de inicio de la marcha.

Según la organización, más de 250 autobuses y numerosos aviones se han desplazado en los últimos días y horas para participar en una manifestación bajo el lema, en inglés, Wake Up! Let's stand up for democracy (Despierta, álzate por la democracia). El clima no acompaña: jornada fría y lluviosa en la capital.

Ya en la víspera se veía el predominio amarillo en los alrededores de la Rotonda de Schuman, donde tienen sus sedes la Comisión Europea y el Consejo. La manifestación no podrá discurrir por allí, tras ser negado el emplazamiento por las autoridades locales, pero sí por sus más inmediatos alrededores. Y anoche llenaron la Grande Place sin ninguna dificultad.

La cabecera se situaba en una de las esquinas del Parque del Cincuentenario, uno de los pulmones de la capital y situado a apenas un centenar de metros del corazón europeo. Desde primera hora los catalanes eran visibles por todo el recinto, pero también en el metro. Vídeos más de una hora antes del comienzo oficial de la protesta mostraban que los andenes de la estación de Merode, la más cercana a la cabecera, estaban a rebosar.

La representación política catalana es notable. Además de Carles Puigdemont y el ex president Artur Mas, representantes de Junts per Catalunya, como el ex director de Rac1 y actual portavoz de Eduard Pujol, y la directora de campaña del partido, Elsa Artadi. La secretaria general de Esquerra Republicana y número 2 por Barcelona, Marta Rovira, ha sido la encargada de atender a los medios junto a esta última. Y en el acto central intervendrán los ex consellers Antoni Comín y Meritxell Serret. Pero la delegación es mucho más amplia, con el portavoz adjunto en el Congreso, Gabriel Rufián, los eurodiputados Jordi Solé y Josep-Maria Terricabras: los senadores Laura Castel, Quim Ayats, y Bernat Picornell. Y los candidatos al Parlament, Marc Sanglas, Ferran Civit, Ruben Wagensberg y el vicesecretario general de Coordinación Interna, Territorio y Organización, Isaac Peraire.

Hasta el momento, la única reacción europea ha sido la del vicepresidente de la Comisión, Frans Timmermans, la persona que más firmemente defendió en el Parlamento Europeo que España y su Gobierno eran plenamente legítimos y contaban con el apoyo de los Estados y las instituciones. Preguntado por la presencia de tantos ciudadanos, Timmermans ha dicho: "Yo no vengo en helicóptero a trabajar. He visto a la gente, en un ambiente muy positivo y determinado, y me intereso por los ciudadanos que salen a la calle a expresar sus opiniones. Hemos visto a los catalanes hacerlo, y a los españoles también".

"Hoy somos todos catalanes", reza la pancarta y el lema desplegado por la delegación de la N-VA, el partido independentista flamenco que es la fuerza más votada del país. Así como sus líderes no han querido dejarse ver estas últimas semanas con Puigdemont y los ex consellers, por el miedo a un contagio de la crisis política a Bélgica, no han dudado hoy en enviar a parlamentarios a la calle para defender sus demandas. "¿Por qué los catalanes no pueden decidir ellos mismos su futuro político? Esto es casi un tabú en las instituciones europeas"; dice la N-VA en el escrito en el que informa de las razones de su presencia.

Los convocantes, la ANC y Òmnium, han coordinado con la Policía y las autoridades municipales la logística y el recorrido. Así como han facilitado que quienes no quisieran o pudieran estar en hoteles o pisos turísticos el alojamiento con familias flamencas simpatizantes de la causa independentista o la posibilidad de aparcar numerosas autocaravanas en el propio parque.

La policía de Bruselas ha reforzado el dispositivo de seguridad, en particular para gestionar la movilidad en la zona, y los efectivos locales estarán apoyados por policía federal, según informa la agencia local Belga.

La marcha ha partido de la gran explanada del Parque del Cincuentenario con la avenida Tervuren, una esquina en la que están ubicadas esculturas y placas que recuerdan la independencia de Bélgica. La marcha discurre por la avenida del Renacimiento y la calle Stevin, para seguir después por Malbeek y terminar en la plaza Jean Rey, a pocos pasos del Parlamento Europeo.

anc, Òmnium cultural, jordi sànchez, marta rovira, erc, cataluña, carles puigdemont, bélgica, independencia cataluña, declaración unilateral de independencia (dui)

Fuente: EL MUNDO