Tirador de Texas había escapado de una clínica mental tras maltratar a esposa e hijo

Sutherland Springs.

Devin Kelley, el autor de la mayor masacre de la historia de Texas (EEUU) escapó de una clínica mental del estado de Nuevo México en 2012, meses después de maltratar a su primera esposa y a su hijo, según un informe policial del Departamento de Policía de El Paso (Texas).

Kelley acabó con la vida de 26 personas e hirió a una veintena el pasado domingo tras irrumpir en el templo First Baptist Church de la pequeña localidad texana de Sutherland Springs y disparar de manera indiscriminada contra todos los asistentes al oficio religioso.

Los documentos policiales, divulgados hoy por el Canal 2 de Houston (Texas), muestran cómo el tirador de Sutherland Springs fue arrestado en una terminal de autobuses en el centro de la ciudad de El Paso, después de escaparse de la clínica Peak Behavioral Health Services de Santa Teresa, en Nuevo México.

Kelley tenía entonces 21 años y "había sufrido trastornos mentales", según un testigo que cita el informe.

"(Kelley) es un peligro para él mismo y para las otras personas", reconoció entonces este testigo a la Policía de El Paso, que entregó al texano a las autoridades locales de Nuevo México tras este incidente.

El informe también indica que Kelley, de 26 años, había sido hallado escondiendo armas en la base de la Fuerza Áerea de Holloman, ubicada en Nuevo México, a unas cien millas (unos 160 kilómetros) de la terminal de autobuses en la que fue arrestado.

Además, el documento policial afirma que el tirador "estaba tratando de llevar a cabo amenazas de muerte" que había hecho a sus superiores militares.

La información sobre ese suceso fue introducida en la base de datos del Centro Nacional de Información Criminal del Buró Federal de Investigación (FBI), según el documento.

Este incidente llegó cinco meses antes de ser acusado de maltratar a su hijo y a su primera esposa, Tessa K.

Kelley, en varias ocasiones entre abril y junio de 2011, según denunció la propia mujer en 2012 ante las autoridades locales.

Esta actitud no pasó desapercibida para las Fuerzas Aéreas estadounidenses, de las que el texano formaba parte desde 2010, que optaron por someterle a una corte marcial por malos tratos a su familia, lo que le acabó costando doce meses de arresto, ser degradado y, finalmente, ser licenciado por mala conducta.

<amp-img src="http://imageshack.

com/a/img923/7109/EIcIlE.

jpg" alt="matanza texas" width="380" height="250" layout="responsive"></amp-img>FBI no puede acceder a teléfonoAgentes del Buró Federal de Investigación (FBI) reconocieron que tienen dificultades para acceder al teléfono móvil del autor de la mayor matanza de la historia de Texas, una prueba que podría descifrar las incógnitas que persisten en relación a este tiroteo masivo.

"Desafortunadamente en este momento no podemos ingresar a ese teléfono", se lamentó Christopher Combs, agente especial del FBI a cargo de la ciudad texana de San Antonio, en una rueda de prensa enfrente del templo First Baptist Church de Sutherland Springs (Texas, EE.

UU), escenario del crimen.

El agente Combs explicó que "el avance de la tecnología, de los teléfonos y de la capacidad de cifrarlos" hace cada vez más difícil a las fuerzas del orden poder acceder a estos dispositivos, muchas veces clave para resolver crímenes.

Las autoridades se hicieron con el celular inmediatamente después del ataque y lo enviaron a la academia de entrenamiento que la agencia federal tiene en Quantico (Virginia) para tratar de acceder a él, una tarea que hasta ahora no han logrado.

Combs declinó identificar qué tipo de teléfono usaba Kelley en un esfuerzo por no alentar a otros delincuentes potenciales a comprar el mismo tipo de dispositivo.

"Estamos trabajando arduamente para desbloquearlo pero sinceramente no sé cuánto tiempo nos llevará", sentenció ante los medios el agente especial.

Según dieron a conocer las autoridades este lunes, Kelley había amenazado a su exsuegra a través de mesajes de texto y estaba involucrado en una disputa doméstica con su actual esposa y su familia política.

En la conferencia de prensa de hoy, Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS, por sus siglas en inglés), señaló que a pesar de que las pesquisas policiales están aún en una fase inicial, ya tienen "alguna información" sobre el conflicto familiar.

"Sabemos que hubo conflicto y que estaba molesto con la suegra", aseguró Martin.

Los funcionarios se negaron a proporcionar más detalles sobre la disputa doméstica entre Kelley y su suegra, pero dijeron que buscarán pruebas en el teléfono celular si son capaces de desbloquearlo.

Compuesta básicamente por una oficina de correos, un centro comunitario, una tienda de ultramarinos, un taller de reparación de coches, dos gasolineras, las casas de los vecinos y un par de iglesias, entre ellas la de la matanza, Sutherland Springs era hasta este domingo una tranquila comunidad en la que apenas nunca pasaba nada.

EFE <amp-img src="http://imageshack.

com/a/img922/5035/ZnEyM2.

jpg" alt="matanza texas2" width="380" height="250" layout="responsive"></amp-img>