15 años del Doing Bussiness

Por Álvaro Sarmiento

Especialista Internacional
en Comercio y Aduanas

Cada año el Banco Mundial publica el Doing Bussiness -DB-, un interesante indicador que intenta proporcionar una medición objetiva de las normas que regulan la actividad empresarial y su aplicación en 190 economías y ciudades seleccionadas en el ámbito subnacional y regional.

Según presentación del BM Doing Business ofrece detallados informes del ámbito subnacional, que cubren de manera exhaustiva la regulación y las reformas de las empresas en diferentes ciudades y regiones de una economía o país. Estos informes proporcionan datos sobre la facilidad para hacer negocios, clasifican cada localidad y recomiendan reformas para mejorar los resultados en cada una de las áreas de los indicadores. Algunas ciudades pueden comparar sus regulaciones empresariales con otras ciudades vecinas y con las 190 economías que ha clasificado Doing Business.

Y aunque repetimos que las comparaciones son “odiosas”, en el día a día son muy necesarias para evaluar el grado de evolución o crecimiento, de un bebé cuando es llevado al pediatra o como nuestro país ansía en el fútbol, ser contado en el grupo exclusivo de selecciones que pretenden competir por la Copa del Mundo.

Las mediciones objetivas sobrepasan al discurso político al que estamos tan mal acostumbrados, especialmente cuando se acercan las elecciones generales y donde cada candidato, con muy poca excepción ofrece que Honduras será un lugar fantástico en los próximos cuatro años… o más.
Los electores deberíamos exigir que cada candidato se comprometa en la mejora del país en índices como el Reporte Mundial de Competitividad, el Índice de Desarrollo Humano o el Doing Bussiness, marcos objetivos donde podemos calificar a un presidente y donde debería haber posibilidad de premio o castigo, o simplemente despedirlo sin tener que esperar tres o más años.

Por ejemplo algunas administradoras tributarias, como en Guatemala exigen a su cabeza llegar a metas específicas, que se publican mensualmente en el sitio Web y que son motivo de despido si no son alcanzadas anualmente.

Regresando al DB, esta integración de indicadores tienen 10 pilares con la consiguiente calificación de Honduras, 115 frente a otros 190 clasificados: Apertura de un negocio (150), manejo de permisos de construcción 113, obtención de electricidad 144, registro de propiedades 91, obtención de crédito 12, pago de impuestos 164, comercio transfronterizo 115, cumplimiento de contratos 152, resolución de la insolvencia 142.

Este año este “quinceañero” lleva el apelativo Doing Business 2018: Reforming to Create Jobs (reformar para crear empleos) que resulta el objetivo importante de participar en esta medición. La generación de nuevos empleos históricamente ha dependido de las nuevas inversiones privadas, del capital nacional o extranjero que se dirige a mejores y mayores emprendimientos.

Malgastar tiempo, dinero, trámites, horas y días de filas interminables para abrir un nuevo negocio, gestionar un permiso de construcción o la obtención de electricidad son “pesos muertos” que desincentivan la inversión. El Salvador, Jamaica y República Dominicana modificaron sus leyes y reglamentos para hacer más expeditos estos trámites. Brasil lo hizo en los trámites transfronterizos, simplificando la documentación que se debe presentar para importar y exportar.

Seguramente la implementación de la Unión Aduanera, dará un empuje interesante tanto a Honduras como a Guatemala en el DB 2019. Veremos qué pasa a partir del 1 de enero del 2018.

Para consultar el informe completo y los datos correspondientes, visite: www.doingbusiness.org.

<sarmientomalvaro@gmail.com